La tumba de Oscar Wilde

Voy a hacer lo propio después de haber leído De profundis y El retrato de Dorian Gray: hablar un poquito de la tumba del escritor Oscar Wilde, pues tuve la ocasión de conocer este lugar en París.

Primero, quiero apuntar que el lugar inicial donde fue enterrado estaba en el Cementerio de Bagneux, sin embargo, su amigo Robert Ross logra saldar las deudas de Wilde y le consigue un lecho en el Cementerio du Père Lachaise.

La “lápida” de Wilde llama la atención por su tamaño y su forma. Cuando damos con ella entre los diferentes paseos del cementerio, nos encontramos con un gran bloque de piedra de 20 toneladas de peso. Esta escultura es obra de Jacob Epstein y representa una esfinge con las alas abiertas. Probablemente el artista se inspirara en el poema “La esfinge” del dramaturgo irlandés.

Entre los datos curiosos relacionados con esta sepultura tenemos que los funcionarios parisinos consideraban ofensiva la lápida por el desnudo de la esfinge y el desproporcionado tamaño de sus testículos, así que intentaron taparla. Más tarde, unos gamberros arrancaron sus genitales y no fueron encontrados ni tampoco restituidos.

Otro dato interesante es la “tradición” que envuelve el lugar. Desde los años 90 se rinde homenaje a este literato plasmando un beso en la escultura. Las marcas de pintalabios fueron deteriorando el monumento, hasta que se decidió poner unos cristales que impidieran besar la piedra. Igualmente, la gente continúa besando el muro acristalado.

Yo no tengo ninguna foto con ningún beso en el cristal, todo lo contrario, bien limpito todo.

Como vemos, la irracionalidad que desata la pasión de un beso puede destruir hasta la más dura piedra o, dicho a lo popular, el diablo de tanto abrazar y querer a su madre la mató.

Capilla Expiatoria y María Antonieta

Tal día como hoy, un 16 de octubre de 1793, es sacada de su prisión de La Conciergerie de París la reina Marie Antoniette tras unos 9 meses para ser guillotinada en la Place Concorde. Porque sí, la Conciergerie parisina fue una cárcel, entre otras muchas cosas, y hoy en día alberga una reproducción de la supuesta celda de esta reina francesa.

Una de las celdas de La Conciergerie

Ubiquemos un poquito a este famoso personaje de la historia moderna de Occidente.

Marie Antoniette fue reina consorte de Francia en el siglo XVIII al contraer matrimonio con Louis XVI. Una vez que nombramos el siglo XVIII seguido del país vecino, se nos viene a la cabeza la Revolución Francesa, hechos con los que se da fin en Historia a la Edad Moderna y da comienzo la actual Edad Contemporánea. Otro de esos hechos a los que aludimos es el fin del reinato despótico de Marie Antoniette y Louis XVI. Pero todo esto ya lo estudiamos en el instituto.

Tumba de Louis XVI con el grabado de su testamento en la Chapelle Expiatoire de Paris

Pasemos a cosas más interesantes.

Leía el otro día sobre los poufs de París. Marie Antoniette llega a la capital parisina en 1770 y es una gran figura para la moda del XVIII. Para destacar entre toda la sociedad (no le bastaba con lo de ser reina) pide a sus peluqueros y modistos que le preparen las mejores galas, entre ellas los poufs. Sabemos que a veces la moda puede ser un tanto esperpéntica y este caso no iba a ser menos. Esos poufs consistían en unos peinados descomunales en los que se daba volumen y forma al cabello para realizar figuras con diferentes elementos decorativos en la cabeza.

Para que veáis que no exagero os dejo unas fotos tomadas de Arcanum Paris. Hasta barcos se ponían en la cabeza. Sí que debían de tener unos cuellos fuertes, ja, ja, ja.

Para saber más cosas sobre ella y sobre su desafortunada muerte, sabemos que no quiso recibir la extrema unción y que fue enterrada en el Cementerio de la Madeleine con la cabeza entre sus piernas. Si es que estos franceses son de lo que no hay…

En el cuaderno de ejecuciones del día en que la guillotinaron, quedó reflejado que, de la que subía al lugar donde fue guillotinada, tropezó y cayó sobre su verdugo, a quien pisó y educadamente le pidió perdón.

Ahora con el tema coronavirus nos vamos haciendo a la idea de que en las celebraciones y bodas no han de juntarse muchas personas, sin embargo, en el siglo XVIII y para personajes tan importantes en las cortes europeas, lo del aforo limitado era un concepto que no iba acorde con ellos. Se dice que hasta unas 30.000 personas festejaron el matrimonio de Marie Antoniette y Louis XVI y que unas 30 murieron aplastadas y asfixiadas por el jaleo, jolgorio y barulle que liaron. (Nota mental: tenemos que aprender de cómo se hacían las fiestas antes)

Pasando a un tema que me toca más de cerca, os voy a hablar un poquito de la Chapelle Expiatoire o Capilla Expiatoria. Es un lugar donde se rememora el Antiguo Régimen y la Revolución, descansando en él tanto Marie Antoniette como Louis XVI.

Como podéis ver en las fotos, el estilo es neoclásico y romántico y, en esa zona, es donde se encontraba el Cementerio de la Madeleine, el cual, si recordáis, es donde estaban los restos de los reyes, los cuales exhuman para depositar donde se encuentran ahora, en la Catedral de Saint Denis.

El jardín tan bien cuidado y perimetrado con diversas tumbas alberga los cenofatios que honran a los guardias suizos fallecidos en 1792. Además, se comenta que entre los restos que hay en esta capilla se encuentran los de personajes tan emblemáticos como Robespierre, madame du Barry, Olympe de Gouges o Carlota Corday, entre otros muchos de hasta unas 500 personas que fueron guillotinadas en la Place Concorde.

Os voy a contar un poquito la experiencia en este maravilloso lugar.

El tiempo que estuve en París me enganché a la cultura cual si fuera droga. Siempre que tenía la oportunidad me metía en un barullo de gente para pasear por diferentes museos o lugares históricos y empaparme de la carga histórica del lugar. Siempre estaba a reventar de gente, no importaba el sitio al que fueras que había guiris visitando lo mismo que uno. Hasta que un día de marzo fui a parar a la Chapelle Expiatoire. La sensación de que un lugar era únicamente para mí, que no estaba molestando en ninguna foto, no tenía que hacer cola para leer ningún cartel y que me podía mover con total libertad hicieron de aquella visita un momento de paz, tranquilidad y satisfacción que os aseguro que no se me olvida.

Fijaos lo que me recreé en aquel lugar, que leí los dos testamentos de Marie Antoniette y de Louis XVI. De hecho, el de ella lo volví a releer una segunda vez porque me encantó muchísimo. Transmitía muchísimo sentimiento, en cambio, el del monarca, era más neutral, tipo un documento oficial en el que se plasman una serie de responsabilidades y se tiene que dejar una imagen acorde a la personalidad que se es. Sin embargo, el de ella era como una carta en la que se despedía y pedía que cuidaran de sus hijos, la de una madre que asumía su destino sin terminar de creer que no iba a ver crecer a sus niños. La verdad que me impactó y me llegó bien adentro.

Os dejo una traducción del texto que encontré y ya me diréis si os parece un testamento a la vieja usanza o si no es más bien una carta digna de la literatura occidental con semejante carga emocional.

16 de octubre a las 4 horas y media de la mañana

“Es a vos, hermana mía, a quien yo escribo esta última vez. Acabo de ser condenada,
no exactamente a una muerte vergonzosa, eso es para los criminales, sino que voy a
reunirme con vuestro hermano. Inocente como él, yo espero mostrar la misma firmeza
que él en sus últimos momentos. Estoy tranquila con cómo se está cuando la conciencia no
tiene nada que reprocharnos, tengo un profundo dolor por abandonar a mis pobres
hijos, vos sabéis que yo no vivo más que para ellos, y vos, mi buena y tierna hermana,
vos que por amistad habéis sacrificado todo por estar con nosotros, ¡en qué posición os
dejo! Me enteré por los alegatos mismos del proceso de que mi hija ha sido separada de
vos. ¡Dios mío! A la pobre niña no me atrevo a escribirle, ella no recibiría mi carta, ni
siquiera sé si esta llegará hasta vos, reciba por medio de esta carta, para ellos dos mi
bendición. Espero que un día, cuando ellos sean mayores, se podrán reunir con vos y
recibir por entero vuestras atenciones. Que ellos piensen en mí y que no deje yo de
inspirarles, que los principios y el cumplimiento exacto de sus deberes sean la base
fundamental de su vida, que su amistad y su confianza mutua les traigan felicidad, que
mi hija sienta que, con la edad que tiene, debe ayudar siempre a su hermano por
medio de los consejos que la experiencia le habrá dado a ella más que a él y que la
amistad entrambos lo puedan inspirar. Que mi hijo a su vez, le brinde a su hermana
todas las atenciones, los servicios que la amistad pueda inspirar, que ellos sientan que,
en cualquier situación en la que se puedan encontrar, no serán realmente felices si no
están juntos, que tomen ejemplo de nosotros, de cómo en la desgracia nuestra
amistad nos ha dado consuelo y en la alegría hemos sido doblemente felices al poder
compartirla y ¿dónde se pueden encontrar los mejores y los más queridos amigos que
dentro de nuestra propia familia? Que mi hijo no olvide jamás las últimas palabras de
su padre, que yo le repito expresamente: “Que no busque jamás vengar nuestra
muerte”. Tengo que mencionaros algo muy doloroso para mi corazón, sé muy bien que
este niño os ha causado muchas penas, perdonadlo, querida hermana, pensad en la
edad que tiene y también en lo fácil que resulta obligar a un niño a decir cosas que no
conoce y que ni siquiera comprende, vendrá un día, espero, en que él no tendrá más
que corresponderos con todas las recompensas posibles por vuestras bondades y
ternuras hacia ellos. Me queda confiaros mis últimos pensamientos, yo quisiera
haber escrito desde el principio del proceso, pero no se me permitía escribir, la marcha
ha sido tan rápida que ya no me dio tiempo.

Muero dentro de la Religión Católica, Apostólica y Romana, en la religión de mis
padres, en la cual fui educada y que siempre he profesado, no teniendo ningún
consuelo espiritual, ni siquiera he buscado si hay aquí sacerdotes de esta religión, en el
lugar donde estoy se expondrían mucho. Pido sinceramente perdón a Dios por todas
las faltas que haya podido cometer en mi vida. Espero que en su bondad Él tendrá a
bien recibir mis últimos votos, así como los que vengo haciendo desde hace tiempo
para que Él reciba mi alma en Su misericordia y Su bondad. Pido perdón a todos
aquellos que conozco, a vos, hermana mía, en particular, por todas las penas que, sin
querer, os haya podido causar. Perdono a todos mis enemigos el mal que me han
hecho. Aquí, digo adiós a mis tías y a todos mis hermanos y hermanas, a mis amigos,
la idea de separarme de ellos para siempre y su pena son uno de los mayores dolores
que me llevo al morir, que sepan, al menos, que hasta mi último momento yo he
pensado en ellos.

Adiós, buena y tan tierna hermana, ¿llegará esta carta a vuestras manos? Pensad
siempre en mí, le envío un beso con todo mi corazón al igual que a mis pobres y
amados hijos. ¡Dios Mío! Qué desgarrador es dejarlos para siempre. ¡Adiós, adiós! No
me queda más que ocuparme de mis deberes espirituales pues, como no soy dueña de
mis acciones, es posible que me traigan a un sacerdote pero yo protesto aquí que no le
diré una sola palabra y que lo trataré como a un absoluto extraño”

Casas medievales en París

Maison de Nicolas Flamel

En el número 51 de la rue Montmorency se encuentra la casa de Nicolas Flamel, también conocida como la casa más vieja de París, puesto que data del año 1407.

Nicolas Flamel enviuda en 1397 y nunca llega a vivir en esta casa. Sin embargo, decide que quiere hacer el bien a la sociedad. Así que invierte su fortuna en construir esta casa que servirá para atender a los más desfavorecidos y a los jornaleros de las tierras de los alrededores.

La tumba de este hombre estaba en la desaparecida Iglesia de Saint Jacques, de la cual sólo queda su maravillosa torre, la Tour de Saint Jacques. En la lápida se leía la siguiente inscripción: “De la tierra vengo y a la tierra vuelvo”. (Me da muchísima rabia haber estado varias veces delante de esa lápida en el Musée Cluny y no haberle sacado una foto).

Tour de Saint Jacques

Aunque hoy en día la lápida está en el Museo de la Edad Media de París o Musée Cluny, en 1797 desapareció por un tiempo. De hecho, cuando decidieron abrir su tumba, quienes se acercaron encontraron el sepulcro vacío. Estos hechos no hicieron más que reforzar la leyenda con la que se afirma que Flamel logró encontrar la piedra filosofal o el elixir de la eterna juventud.

Esa leyenda también nos cuenta que Nicolas Flamel se dedicaba a la alquimia y que es justo en esta casa donde se ocupó de transformar los metales en oro. Sin embargo, la fortuna de la que hablamos antes, no la logra a través de la alquimia, sino que profesaba diferentes oficios: iluminador, librero, escriba-jurado en la Universidad y… ¡Chan, chan, channnn! La usura y la especulación inmobiliaria.

Respecto a la casa, si alzamos la mirada hacia su fachada, leemos en letras góticas

Nous hommes et femmes laboureurs demeurant au poche de cette maison qui fut fait en l’an de grâce 1407, sommes tenus chacun en droit sous dire tous les jours un patenôtre et un ave maria en priant Dieu que de sa grâce face pardon…

Nosotros, hombres y mujeres trabajadores moradores de esta casa que fue hecha en el año de gracia de 1407, seamos tenidos en cuenta cada uno de nosotros en el derecho de rezar todos los días un Padre Nuestro y un Ave María rogando a Dios que de su gracia nos conceda el perdón… (Lo traduje yo, así que no sé si no está muy allá)

Hay quienes cuentan que decidió plasmar sus conocimientos por las diferentes fachadas de sus múltiples casas y sólo accedía a todos esos saberes quien supiera descifrar el mensaje.

Fijo que a más de uno le suena el nombre de este señor y es que nada más y nada menos que J. K. Rowling decide rescatar su figura, apareciendo este personaje en el primero de los libros de esta saga: Harry Potter y la piedra filosofal. Nicolas Flamel, el amigo del afamado director del prestigioso colegio de hechicería Howgarts, Albus Dumbledore.

Maison d’Ourscamp

En el 44-46 de la rue François-Miron encontramos la Maison d’Ourscamp, cuya arquitectura nos transporta a la Edad Media parisina.

Una de estas casas data del año 1248, sin embargo, son reconstruidas hacia 1585. Se nota que aunque son casas altas, son estrechas, con dos ventanas por piso y un tejado a dos aguas. En 1960 son restauradas y se descubrió que su fuerte armazón de madera rellenado con barro y paja estaba tapado con yeso. Esto se debía que, a pesar de ser edificaciones muy duraderas, dato que podemos corroborar, eran muy propensas a ser pasto de las llamas.

La Abadía d’Ourscamp, la cual se encuentra en l’Oise, al norte del bosque de Compiègne, contaba con más de 500 monjes en 1154. En la ciudad, mandan construir una casa para acoger al abad y a aquellos jóvenes monjes que querían estudiar teología en París. Esa casa es una de las que podemos ver actualmente.

Hoy en día, la verdad que llaman la atención mientras paseas, porque entre todo el gris de los edificios haussmannianos, resaltan estas casitas con su arquitecura medieval.

La publicación de hoy es para mi mamá por su cumpleaños. Porque todos los días, más bien por teléfono, le intento acercar un poquito de mi mundo. Ojala descubramos dónde tiene Abu guardada la piedra filosofal y compartamos entre nosotras para tener siempre algo que contarnos.

El Arca Santa en París

Hoy en día la ciudad italiana de Módena es conocida, sobre todo, por su vinagre balsámico y los súper coches Ferrari y Lamborghini. Sin embargo, hoy sacamos a colación este enclave porque allá por el año 1472 era fabricada en Módena el Arca Santa que veis en la foto.

En la publicación Astérix y Obélix, Goscinny y Uderzo ya os hable sobre el Museo de Arte y de la Historia del Judaísmo de París, que es donde vi expuesta esta obra procedente de la sinagoga de Módena. Además, es una obra en depósito del Musée Cluny o de la Edad Media de París.

Como dato que la hace más singular de lo que ya es de por sí, se trata del único arca santa medieval que ha llegado hasta nuestros días.

Si os fijáis, evoca una torre fortificada, alegoría del nombre de Dios. Y encontramos en hebreo el siguiente verso: “torre fuerte es el nombre de Jehová, a él correrá el justo y será levantado” (Proverbios, XVIII, 10).

Dicha inscripción pintada sobre la madera recuerda los lienzos religiosos y simbólicos entre el Arca Santa y el Arca de la Alianza del Templo de Jerusalén (la cual todos conocemos gracias a Indiana Jones en busca del arca perdida). En la repisa del arca, la decoración del vaso con flores alude al árbol de la vida, símbolo de la Torah.

La verdad que nunca hubiera imaginado poder estar tan cerca de un elemento tan relevante en la historia de la religión. Y en forma de esta publicación se lo acerco un poco a mi tiíta preciosa Carmen por su cumpleaños. Porque el arte une y a nosotras, más.