Archivo de la etiqueta: Paris

El Canal Saint Martin

El Canal Saint Martin o 4 kilómetros y medio de felicidad. Eso es lo que es para mí este lugar no tan conocido de París.

Este canal fue creado en el siglo XIX para traer agua potable a París a través del río Ourcq, el cual termina desembocando en el ya más conocido Sena. A mí lo que me trajo fue la sensación de felicidad máxima un 7 de abril de 2018.


La publicación de hoy va de sentimientos, emociones y momentos vividos. Lo siento por aquellos a quienes les gusta saber lo que hay detrás de los sitios, pero hoy hay que celebrar un cumpleaños de una persona muy especial.


No sé cómo fui a parar a allá pero recuerdo un sentimiento de plenitud absoluto. Hacía ya bastantes días que no paraba de llover y que el cielo estaba super gris. Y yo no sé si fue que el tiempo nos influye mucho o qué, pero de repente me vi en un ambiente super relajado lleno de luz y con nubes blancas y gris oscuro.

Se había parado todo el ajetreo de las grandes avenidas y había desaparecido el bullicio de los barrios más conocidos. Todo estaba en pausa y lo que había delante de mí eran parisinos disfrutando de una tranquila tarde de primavera. Y yo, intrusa, entre ellos.

Ya no había que aparentar prisas como en el metro para no entorpecer el flujo de viajeros, ni había que subir el volumen de los cascos para escuchar la música por encima del ruido de los coches y de las sirenas. Allí todo el mundo estaba relajado disfrutando de un momento de calma.

Como se suele decir, donde fueres haz lo que vieres. Así que me dediqué a recorrer el canal buscando “mi lugar” y terminé echada a la orilla del agua junto a otros desconocidos.

IMG_20180407_163914993

IMG_20180407_164006731

IMG_20180407_164253255

Pies colgando y sonrisa en la cara, aquello me recargó las pilas. Lo quiera o no, había sido una parisina bobo (bohemia) por un par de horas. Pues el Canal de Saint Martin se caracteriza por acoger a los jóvenes parisinos o artistas bohemios y allí estaba yo enmascarada.

Aquella sensación de flotar en la felicidad gracias a la energía de un lugar quería compartirla sí o sí con una de las personas más importantes de mi vida. Así que, esta vez ya acompañada, nos dejamos caer una segunda vez por el Canal Saint Martin.

Si la primera vez fui feliz, la segunda más todavía si cabe.

No había ni terminado el mes de abril y para allá que te llevé. No podíamos acabar el año en París sin haber puesto alguno de los candados del amor en alguno de sus rincones. Y el rincón que se me antojó a mí marcar en la Ciudad de la Luz fue un puente de este canal.

Me encanta la zona de la gran curva, donde se encuentran las tres coloridas tiendecitas de Antoine & Lili. Así que fuimos al puente más cercano a esa curva para fijar nuestro amor en su barandilla. O más bien para descojonarnos con rituales inventados para poner un oxidado candado de dudoso verde en una más oxidada reja verde.

IMG_20180407_164939376

 

IMG_20180407_164849855
Tiendas Antoine & Lili
IMG_20180407_165032050
Tiendas de Antoine & Lili

 


[Espero que estés leyendo la palabra “curva” con la entonación adecuada]


La última vez que fuimos fue en julio de ese mismo 2018. Tuviste la paciencia de acompañarme a todos los sitios de los que me quería despedir. Porque sí, porque uno también se despide de los lugares. Y muchas veces con más emoción que de algunas personas.

Volvimos allí a decir un último adiós que deseo que se convierta en un “à bientôt”. Porque tengo muchas ganas de volver a combinar un lugar genial con una de las personas más bellas del planeta.

Para otro día datos de interés sobre el Canal de Saint Martin. Para hoy, celebrar el cumpleaños de Mimichu.

Gracias por estar siempre a mi lado y por no dejar que andemos siendo uno el apoyo del otro, sino que permites que cada uno seamos tal y como somos, sin máscaras, transparentes. Gracias porque nos complementamos. Aunque algunas veces sea más difícil que otras y tengamos que tener complejo de bastón por un tiempo.

Anuncios

Resolviendo dudas sobre mi blog, mis redes y yo misma

Un poco de espectáculo para estos días de lluvia. Moulin Rouge de Paris.

Varios me habéis preguntado por las fotos de mis redes sociales y por las publicaciones del blog.

Quiero dejar claro que las fotos que publico las hice YO con MI móvil cuando me daba el lujo de ir de paseo por París #flanner
Algunas las subo tal cual y las que modifico un poco, es únicamente con los filtros del propio Instagram.

Respecto a lo que escribo en el blog, es según lo que he vivido y lo que he aprendido de ese lugar gracias a los montones de folletos que me llevé de los museos, a los tours turísticos que hice o a los libros y series que vi y que me compré para comprender mejor la vida parisina y sus secretos #lavieparisienne

Y sí, solo hay una persona detrás de Tablaturas de mis pasos: Sonia.

#moulinrouge #moulinrougeparis #lemoulinrouge #boulevarddeclichy #show #espectaculo #spectacle #paris #parisfacades #pariscabaret #parisenespañol #super_paris_channel #alluring_paris_ #bns_paris #clichymontmartre #clichy #pigalle

La muralla de Lutecia

Alrededor del siglo III d.C. Lutecia, o la villa de los parisii, sufre constantes ataques procedentes de los bárbaros.

En consecuencia se decide que, aunque la ciudad se encuentra protegida por el río (la Seine), hay que edificar una muralla que la rodee y que la aísle de los enemigos.

Para crear dicha fortificación se dedican a tomar “prestadas” las piedras de casas, tumbas, monumentos… De hecho, si os pasáis por la Rue de la Colombe podéis haceros una idea de la amplitud de la muralla.

En el siglo XII la muralla es ampliada bajo el mandato de Felipe Augusto. Y, al igual que para construirla, toman “prestadas” piedras de todo tipo de lugares.

Podemos observar que al Oeste linda con el Louvre, al Este con la Place de Grève, al Norte con Les Halles y al Sur con la zona de Saint Geneviève.

En la cripta del Museo del Louvre también se pueden ver las bases de las antiguas torres de la muralla. (Yo juraría que había hecho una foto de la cripta del Louvre pero no la encuentro, así que os dejo este enlace para que le echéis un vistazo).

Es muy importante esta ampliación puesto que supone el primer intento de unión de los tres barrios parisinos:

  • La Cité, que era el corazón religioso, administrativo y judicial.
  • La Ville, que albergaba la vida económica.
  • L’Université, cuna de la cultura y el saber.

Si tienes más información o fotos sobre esta muralla tan emblemática, estaremos encantados de que las compartas con nosotros.

À la prochaine!!

Las catacumbas de París

No todo el mundo tiene la suerte de ganar ningún sorteo, pues no os lo vais a creer, ¡pero yo gané un sorteo en París!

Gracias a Embalada Paris pudimos adentrarnos gratis en las Catacumbas de París.

IMG_20171222_180403014

Vamos a empezar por el principio.

¿Qué es una catacumba?

Pues se trata de unas galerías subterráneas donde algunas civilizaciones de la cuenca del Mediterráneo tomaban sus cavidades como lugar de enterramiento.

IMG_20171222_183343015_LL.jpg

Una de las muchas cosas que caracteriza las Catacombes parisiennes es que esas cavidades eran minas de la época romana. En concreto, minas de piedra caliza. No sé si os acordáis del post sobre la Catedral de Saint Denis. Pues esas canteras donde se escondía Dionisio para dar sus misas secretas son las mismas que las de las catacumbas.

IMG_20171222_182521044_LL
Se sabe por dónde estamos yendo gracias a las inscripciones en las piedras. En este caso estábamos en la Avenida de Montsouris, pero bajo tierra.

Volviendo a sus características, estamos ante la mayor acumulación de esqueletos humanos en el mundo, pues se trata de un osario de unos 6 millones de esqueletos, que se dicen pronto.

IMG_20171222_183441500_LL
Aparenta ser una trepanación. ¡Qué yuyu!

Durante la visita turística sólo se puede acceder a un kilómetro, pero eso es una ínfima parte de todos los túneles existentes: unos 300km. La visita oficial es tan reducida porque se ha descubierto que se practicaban rituales siniestros entre otras cosas…

La pregunta es, ¿cómo acaba tal cantidad de huesos bajo tierra?

Pues en el siglo XVIII los cementerios parisinos estaban hasta los topes y había que reorganizar el tema.

IMG_20171222_184827369_LL
Conjunto de huesos del antiguo Cementerio de la Magdalena (Calle de la Ciudad del Obispo, Nº 1 y 2) depositados en 1844 en el osario oeste y transferidos a las catacumbas en septiembre de 1850.

De hecho, el audioguía de las Catacumbas cuenta que, en las casas que había cerca del cementerio de los Inocentes, la leche y el vino se agriaban antes de que terminara el día si no se guardaban bien. Y que el olor era tan fétido y horroroso que se extendía varias cuadras a la redonda.

Al tener tal foco de enfermedades en los diferentes cementerios, se decide trasladar los restos que hay en ellos a estas cavidades subterráneas.

Algo más de un año fue necesario para trasladar esos 6 millones de esqueletos parisinos.

Para aprovechar óptimamente el espacio, se decide ir acomodando los huesos en forma de muralla y por tipos. De ahí la curiosa imagen que adoptan estos túneles, llegando a haber zonas decoradas con los propios esqueletos. Incluso, para romper con la monotonía del osario, se grabaron sentencias de muerte y de esperanza en otra vida.

Ya habíamos dicho que la zona abierta al público era muy reducida, pero ello no quita que haya descensos no oficiales de unos cuantos atrevidos. Además de haberse descubierto prácticas de rituales siniestros, el entramado de túneles es laberíntico total, conllevando a perderse fácilmente. Muchos de los túneles son muy estrechos y bajos, llegando algunas zonas a inundarse. (Por ello que exista gente que “surfea” en medio de París).

Ante los diferentes peligros que suponen estas incursiones, toda visita no oficial se considera ilegal y conlleva su pertinente multa.

Para la visita oficial tienes que ir a la Place Denfert-Rocherau y supongo que esperar una cola eterna (de unas dos horas fue la nuestra en julio, para que veáis que no miento. En invierno fue mucho más liviana, de unos 20 minutos).

photo_2018-11-01_00-24-30

Os recomiendo coger el audioguía porque es super interesante todo lo que cuenta. Bajáis unos 20 metros bajo tierra, 132 escalones, y ya estáis en las entrañas de las Catacumbas.

photo_2018-11-01_00-24-30 (3)

¡Abrigaros para hacer esta visita!
La vais a disfrutar un montón.