Archivo de la etiqueta: Paris

Sinking House de París

Hay quien, a la hora de visitar una ciudad, le gusta captar con su cámara todo aquello que le sorprende. Desde las fotos más clásicas a las más elaboradas, en el mundo de las redes encontramos toda una serie de ideas para jugar con las perspectivas y no tener nuestros recuerdos en los encuadres de siempre.

Este sería el encuadre tradicional del edificio que os quiero mostrar

Ejemplo de ello es la fotografía de la publicación de hoy. En el 18e arrondissement parisino, tenemos un edificio en Montmartre, que hace las delicias de los fotógrafos intrépidos. Algunos lo llaman la Sinking House o Casa Inclinada, la cual no hay que confundir con la Maison Fond. Así que la Torre de Pisa no tiene la patente de edificios inclinados en Europa.

Aquí ya tendríamos el edificio un poco inclinado

Para que parezca que el edificio resurge de la tierra, se juega con la perspectiva del suelo en pendiente. La verdad que es un edificio que pasa un poco desapercibido con la monumentalidad de la Basílica del Sagrado Corazón justo al lado, pero ello no quita que, quien se fije en él, lo pueda disfrutar en medio del barrio de Montmartre.

Sacré Coeur de París

Las ilusiones ópticas son todo un mundo por descubrir. Además, yo tuve la gran suerte de tener la naturaleza de mi lado y de hacer, de esta foto tan típica, una captura única, pues las palomas se hicieron mis amigas y se pusieron de mi parte.

Mi captura única, con las palomas libres

Espero que os guste tanto como a mí.

¿Vosotros también tenéis fotos jugando con la perspectiva?
¿Me contáis dónde las hicisteis?

Fuentes Wallace

Por las calles de París puedes encontrar toda una suerte de fuentes entre las que están aquellas a las que dedico la publicación de hoy: las Fontaines Wallace.

Son instaladas en París en 1870 como puntos de agua públicos y potables. Aunque parezca que portan el nombre de su creador, no es así. Las diseña Charles Auguste Lebourg y es Richard Wallace quien financia su construcción.

Wallace fue un filántropo con fortuna que decidió invertir su dinero en diversas actuaciones que facilitaran la dura vida de los habitantes de París del siglo XIX. Una de esas obras fue la instalación de diversos puntos de agua en la ciudad porque había subido el precio de la misma y las clases más desfavorecidas no tenían acceso a este recurso tan básico.

Una obra de tal envergadura había de jugar bien con los costos, así que se optó por el hierro fundido por su bajo precio, además de su buena resistencia y mantenimiento. Su color es el verde oscuro porque el mobiliario urbano de la época era de este tono, de forma que se integraba lo mejor posible en el entorno, sin embargo, desde 2011, podemos encontrar diferentes fuentes Wallace en rosa, amarillo y rojo.

La más común de estas fuentes es la que porta las cariátides en color verde. La Bondad, la Simplicidad, la Caridad y la Sobriedad, quienes se van correspondiendo con cada estación del año. Con todo, todavía podemos encontrar dos resquicios de fuentes que no tienen cariátides, sino columnas. Una de ellas se encuentra en la rue Rémusat y, la otra, en la avenue des Ternes.

Las fuentes Wallace no sólo se encuentran en París, sino que también las podemos encontrar en las calles de Londres, Río de Janeiro, Zurich, Montevideo, Burscheid, Nueva Orleans y sí, también en España (San Sebastián, Ferrol y Barcelona).

Si tú también has tenido la oportunidad de ver alguna de estas fuentes, dime en los comentarios en qué ciudad fue.

Museo de la Armada y de los Planos y Relieves

Un 3 de noviembre de 2018 estaba yo en modo guiri por el mundo, concretamente, visitando el Musée de l’Armée y el de los Planos y Relieves en París. Además, este complejo también alberga el Hôtel National des Invalides, la Iglesia del Dôme y la de Saint Louis des Invalides, los cuales tuve la oportunidad de visitar en otras ocasiones. Es demasiado grande para verlo todo en un solo día.

Ya los alrededores son imponentes. La gran Esplanade des Invalides se extiende desde el puente de Alexandre III hasta que la vista alcanza al fondo la cúpula dorada de su iglesia. Una vez que estamos más cerquita, señala al cielo una hilera de cañones que te dan la bienvenida al recinto.

El Hôtel des Invalides o Los Inválidos en su origen fue un palacio del XVII que tenía por objetivo alojar a los soldados heridos o ya retirados como forma de agradecerles el servicio prestado a la monarquía de Louis XIV. De hecho, hoy en día los soldados mutilados o jubilados pueden seguir aprovechando este espacio.

La Iglesia del Dômo es aquella que tiene una cúpula dorada que destaca sobre todo el conjunto arquitectónico. Ésta fue recubierta hasta cinco veces de oro (igual por eso brilla tanto, ja, ja, ja). De los que se encuentran allí enterrados el más famoso es Napoleón, cuya tumba es un sarcófago gigante de cuarzo rojo rodeado por una cripta circular donde se narra, en los diferentes relieves, historias de este famoso emperador. Aunque como todos sabemos, París no fue siempre el lugar de descanso de Napoleón, sino que sus restos fueron traídos desde la Isla de Santa Helena, ya que murió en el exilio. Algo que me sorprendió muchísimo fue que, nada más entrar, a la derecha, se encuentra la tumba de José I Bonaparte, nuestro Pepe Botella. Y yo no sé si es que no lo esperaba encontrar ahí o qué, pero quedé flipando muy mucho al encontrar al poco querido rey de España.

Aprovechando que estamos hablando de muertos famosos, el hijo de Napoleón también se encuentra en este mausoleo, pues el mismísimo Hitler lo cesó al gobierno colaboracionista de Vichy, o los relevantes mariscales Lyautey, Foch y Leclerc.

En la Iglesia de Saint Louis des Invalides o la de los Soldados estuve mucho tiempo intentando saber cómo entrar en ella. Me llamaba mucho la atención ver desde fuera tal profusión de banderas ocupando todo aquel espacio. Al final me enteré de que está decorada con un centenar de trofeos de guerra arrebatados al enemigo, evocando hechos de la historia del ejército francés desde 1805 hasta el siglo XX.

Este lugar presenta dos iglesias porque el monarca quería un espacio de oración para sí y otro para los soldados, no se quería mezclar con ellos. Finalmente, los arquitectos discurren hacer dos iglesias, una a continuación de la otra, pero con las estancias diferenciadas. Como se suele decir, juntos pero no revueltos.

El Musée de l’Armée o Museo de la Armada es inmenso. En él se puede encontrar toda suerte de armaduras tanto de soldados como de caballerías, una variedad infinita de uniformes militares, medios de transporte del ejército, monedas, medallas, trofeos, fotografías, útiles médicos… y un largo etcétera. Entre las cosas que más me llamaron la atención de la exposición fue el cuerpo del Vizir, el caballo más querido de Napoleón. Ahí está bien enterito to disecao.

Una de las veces que fui, en el gran patio que tiene en su centro, llamado La Cour d’Honneur o el Patio del Honor, estaban celebrando un funeral. La verdad que te dejaba con los pelos de punta aquella solemnidad en aquel espacio tan importante a la par que imponente.

Respecto al Museo de los Planos y Relieves se encuentra en una sala muy oscura del último piso. En esa oscuridad te vas abriendo paso entre un conjunto de maquetas y de planos impresionantes que representan una serie de lugares emblemáticos de Francia, en concreto ciudades fortificadas y su campiña circundante. En su día servían a los estrategas para organizar sus misiones, además de que eran un símbolo de prestigio para los jefes de estado que los poseían. Eran objetos muy valiosos en todos los sentidos. A mí me encantó ver el Mont Saint Michel, ya que en su día tuve la oportunidad de recorrer sus calles.

Por último, voy a cerrar esta publicación sacando una sonrisa al cumpleañero de hoy, a quien tengo la suerte de poder compartir el reír cual elefantes en una cacharrería.

Muchas felicidades, Rubén

Capilla Expiatoria y María Antonieta

Tal día como hoy, un 16 de octubre de 1793, es sacada de su prisión de La Conciergerie de París la reina Marie Antoniette tras unos 9 meses para ser guillotinada en la Place Concorde. Porque sí, la Conciergerie parisina fue una cárcel, entre otras muchas cosas, y hoy en día alberga una reproducción de la supuesta celda de esta reina francesa.

Una de las celdas de La Conciergerie

Ubiquemos un poquito a este famoso personaje de la historia moderna de Occidente.

Marie Antoniette fue reina consorte de Francia en el siglo XVIII al contraer matrimonio con Louis XVI. Una vez que nombramos el siglo XVIII seguido del país vecino, se nos viene a la cabeza la Revolución Francesa, hechos con los que se da fin en Historia a la Edad Moderna y da comienzo la actual Edad Contemporánea. Otro de esos hechos a los que aludimos es el fin del reinato despótico de Marie Antoniette y Louis XVI. Pero todo esto ya lo estudiamos en el instituto.

Tumba de Louis XVI con el grabado de su testamento en la Chapelle Expiatoire de Paris

Pasemos a cosas más interesantes.

Leía el otro día sobre los poufs de París. Marie Antoniette llega a la capital parisina en 1770 y es una gran figura para la moda del XVIII. Para destacar entre toda la sociedad (no le bastaba con lo de ser reina) pide a sus peluqueros y modistos que le preparen las mejores galas, entre ellas los poufs. Sabemos que a veces la moda puede ser un tanto esperpéntica y este caso no iba a ser menos. Esos poufs consistían en unos peinados descomunales en los que se daba volumen y forma al cabello para realizar figuras con diferentes elementos decorativos en la cabeza.

Para que veáis que no exagero os dejo unas fotos tomadas de Arcanum Paris. Hasta barcos se ponían en la cabeza. Sí que debían de tener unos cuellos fuertes, ja, ja, ja.

Para saber más cosas sobre ella y sobre su desafortunada muerte, sabemos que no quiso recibir la extrema unción y que fue enterrada en el Cementerio de la Madeleine con la cabeza entre sus piernas. Si es que estos franceses son de lo que no hay…

En el cuaderno de ejecuciones del día en que la guillotinaron, quedó reflejado que, de la que subía al lugar donde fue guillotinada, tropezó y cayó sobre su verdugo, a quien pisó y educadamente le pidió perdón.

Ahora con el tema coronavirus nos vamos haciendo a la idea de que en las celebraciones y bodas no han de juntarse muchas personas, sin embargo, en el siglo XVIII y para personajes tan importantes en las cortes europeas, lo del aforo limitado era un concepto que no iba acorde con ellos. Se dice que hasta unas 30.000 personas festejaron el matrimonio de Marie Antoniette y Louis XVI y que unas 30 murieron aplastadas y asfixiadas por el jaleo, jolgorio y barulle que liaron. (Nota mental: tenemos que aprender de cómo se hacían las fiestas antes)

Pasando a un tema que me toca más de cerca, os voy a hablar un poquito de la Chapelle Expiatoire o Capilla Expiatoria. Es un lugar donde se rememora el Antiguo Régimen y la Revolución, descansando en él tanto Marie Antoniette como Louis XVI.

Como podéis ver en las fotos, el estilo es neoclásico y romántico y, en esa zona, es donde se encontraba el Cementerio de la Madeleine, el cual, si recordáis, es donde estaban los restos de los reyes, los cuales exhuman para depositar donde se encuentran ahora, en la Catedral de Saint Denis.

El jardín tan bien cuidado y perimetrado con diversas tumbas alberga los cenofatios que honran a los guardias suizos fallecidos en 1792. Además, se comenta que entre los restos que hay en esta capilla se encuentran los de personajes tan emblemáticos como Robespierre, madame du Barry, Olympe de Gouges o Carlota Corday, entre otros muchos de hasta unas 500 personas que fueron guillotinadas en la Place Concorde.

Os voy a contar un poquito la experiencia en este maravilloso lugar.

El tiempo que estuve en París me enganché a la cultura cual si fuera droga. Siempre que tenía la oportunidad me metía en un barullo de gente para pasear por diferentes museos o lugares históricos y empaparme de la carga histórica del lugar. Siempre estaba a reventar de gente, no importaba el sitio al que fueras que había guiris visitando lo mismo que uno. Hasta que un día de marzo fui a parar a la Chapelle Expiatoire. La sensación de que un lugar era únicamente para mí, que no estaba molestando en ninguna foto, no tenía que hacer cola para leer ningún cartel y que me podía mover con total libertad hicieron de aquella visita un momento de paz, tranquilidad y satisfacción que os aseguro que no se me olvida.

Fijaos lo que me recreé en aquel lugar, que leí los dos testamentos de Marie Antoniette y de Louis XVI. De hecho, el de ella lo volví a releer una segunda vez porque me encantó muchísimo. Transmitía muchísimo sentimiento, en cambio, el del monarca, era más neutral, tipo un documento oficial en el que se plasman una serie de responsabilidades y se tiene que dejar una imagen acorde a la personalidad que se es. Sin embargo, el de ella era como una carta en la que se despedía y pedía que cuidaran de sus hijos, la de una madre que asumía su destino sin terminar de creer que no iba a ver crecer a sus niños. La verdad que me impactó y me llegó bien adentro.

Os dejo una traducción del texto que encontré y ya me diréis si os parece un testamento a la vieja usanza o si no es más bien una carta digna de la literatura occidental con semejante carga emocional.

16 de octubre a las 4 horas y media de la mañana

“Es a vos, hermana mía, a quien yo escribo esta última vez. Acabo de ser condenada,
no exactamente a una muerte vergonzosa, eso es para los criminales, sino que voy a
reunirme con vuestro hermano. Inocente como él, yo espero mostrar la misma firmeza
que él en sus últimos momentos. Estoy tranquila con cómo se está cuando la conciencia no
tiene nada que reprocharnos, tengo un profundo dolor por abandonar a mis pobres
hijos, vos sabéis que yo no vivo más que para ellos, y vos, mi buena y tierna hermana,
vos que por amistad habéis sacrificado todo por estar con nosotros, ¡en qué posición os
dejo! Me enteré por los alegatos mismos del proceso de que mi hija ha sido separada de
vos. ¡Dios mío! A la pobre niña no me atrevo a escribirle, ella no recibiría mi carta, ni
siquiera sé si esta llegará hasta vos, reciba por medio de esta carta, para ellos dos mi
bendición. Espero que un día, cuando ellos sean mayores, se podrán reunir con vos y
recibir por entero vuestras atenciones. Que ellos piensen en mí y que no deje yo de
inspirarles, que los principios y el cumplimiento exacto de sus deberes sean la base
fundamental de su vida, que su amistad y su confianza mutua les traigan felicidad, que
mi hija sienta que, con la edad que tiene, debe ayudar siempre a su hermano por
medio de los consejos que la experiencia le habrá dado a ella más que a él y que la
amistad entrambos lo puedan inspirar. Que mi hijo a su vez, le brinde a su hermana
todas las atenciones, los servicios que la amistad pueda inspirar, que ellos sientan que,
en cualquier situación en la que se puedan encontrar, no serán realmente felices si no
están juntos, que tomen ejemplo de nosotros, de cómo en la desgracia nuestra
amistad nos ha dado consuelo y en la alegría hemos sido doblemente felices al poder
compartirla y ¿dónde se pueden encontrar los mejores y los más queridos amigos que
dentro de nuestra propia familia? Que mi hijo no olvide jamás las últimas palabras de
su padre, que yo le repito expresamente: “Que no busque jamás vengar nuestra
muerte”. Tengo que mencionaros algo muy doloroso para mi corazón, sé muy bien que
este niño os ha causado muchas penas, perdonadlo, querida hermana, pensad en la
edad que tiene y también en lo fácil que resulta obligar a un niño a decir cosas que no
conoce y que ni siquiera comprende, vendrá un día, espero, en que él no tendrá más
que corresponderos con todas las recompensas posibles por vuestras bondades y
ternuras hacia ellos. Me queda confiaros mis últimos pensamientos, yo quisiera
haber escrito desde el principio del proceso, pero no se me permitía escribir, la marcha
ha sido tan rápida que ya no me dio tiempo.

Muero dentro de la Religión Católica, Apostólica y Romana, en la religión de mis
padres, en la cual fui educada y que siempre he profesado, no teniendo ningún
consuelo espiritual, ni siquiera he buscado si hay aquí sacerdotes de esta religión, en el
lugar donde estoy se expondrían mucho. Pido sinceramente perdón a Dios por todas
las faltas que haya podido cometer en mi vida. Espero que en su bondad Él tendrá a
bien recibir mis últimos votos, así como los que vengo haciendo desde hace tiempo
para que Él reciba mi alma en Su misericordia y Su bondad. Pido perdón a todos
aquellos que conozco, a vos, hermana mía, en particular, por todas las penas que, sin
querer, os haya podido causar. Perdono a todos mis enemigos el mal que me han
hecho. Aquí, digo adiós a mis tías y a todos mis hermanos y hermanas, a mis amigos,
la idea de separarme de ellos para siempre y su pena son uno de los mayores dolores
que me llevo al morir, que sepan, al menos, que hasta mi último momento yo he
pensado en ellos.

Adiós, buena y tan tierna hermana, ¿llegará esta carta a vuestras manos? Pensad
siempre en mí, le envío un beso con todo mi corazón al igual que a mis pobres y
amados hijos. ¡Dios Mío! Qué desgarrador es dejarlos para siempre. ¡Adiós, adiós! No
me queda más que ocuparme de mis deberes espirituales pues, como no soy dueña de
mis acciones, es posible que me traigan a un sacerdote pero yo protesto aquí que no le
diré una sola palabra y que lo trataré como a un absoluto extraño”