Archivo de la etiqueta: museo

9 Museos en Cuenca capital

Cuenca se presenta como la ciudad española con más museos por habitante. Es por ello que me apeteció escribir una entrada en la que os ayudara a conocer aquellos museos que visité de esta capital de provincia castellano-manchega.

Cuenca se encuentra muy orientada al turismo como motor económico, esta circunstancia desemboca en que tengan un Casco Antiguo bien cuidado y multitud de empresas enfocadas a las visitas y excursiones guiadas, además del turismo activo para conocer sus paisajes y rincones.

Sin más dilación, os muestro parte de la oferta museística que encontraréis en Cuenca capital. Espero que os entren ganas de visitar el acervo cultural de esta ciudad tan singular.

Fundación Provincial de Cultura Antonio Pérez

La Fundación Antonio Pérez cuenta con un museo fundado en 1998 gracias a las donaciones del propio Antonio Pérez a la Diputación Provincial de Cuenca. Este hombre fue coleccionista, artista y editor que se codeó con grandes como Pío Baroja, Vicente Aleixandre, Juan Marsé, Ernest Hemingway, Manolo Millares, Antonio Saura… En su figura reside el afán por movilizar la cultura española del siglo XX junto a estos otros creadores.

El antiguo Convento de las Carmelitas Descalzas es el edificio que alberga este singular museo. Data del siglo XVII y en su fachada se puede apreciar que las estatuas de las figuras humanas están decapitadas. La piedra de las cabezas y la piedra de los cuerpos no tienen el mismo desgaste, además de que directamente no se corresponden esos cuerpos con esas testas. Estas decapitaciones se dieron durante la Guerra Civil española como en otras tantas ciudades españolas.

Ubicación: Ronda Julián Romero, 20
Precio: 2€ entrada general. Los miércoles tarde, gratuito

Museo Provincial de Cuenca

El edificio medieval del siglo XIV de la Casa del Curato alberga este museo de carácter arqueológico. Prehistoria, Arqueología Clásica, épocas Tardorromana, Medieval y Moderna ocupan sus múltiples salas. Además, se pueden ver piezas de los yacimientos de Fuente de la Mota, Segóbriga, Valeria o Ercávica, antiguas ciudades romanas sitas en la provincia de Cuenca.

Habíamos comentado que el museo se encuentra en la Casa del Curato, más concretamente, en la Casa Curato de San Martín, la cual es ejemplo de la arquitectura de carácter medieval en Cuenca. Para acoger las instalaciones del museo, presenta múltiples reformas que acondicionan el lugar para su actual función. Pero, ¿qué o quién era el curato? Pues se trataba de un cargo espiritual de un sacerdote con cura de almas en una determinada jurisdicción parroquial.

Ubicación: Calle Obispo Valero, 12
Precio: Gratuito

Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

Varias edificaciones componen las instalaciones de este moderno museo: el Antiguo Asilo de Ancianos Desamparados, parte de atrás de la casa de los marqueses de Cañete, construcciones del XVIII y XIX y la correspondiente ampliación de época contemporánea.
Las áreas del museo se distribuyen en Astronomía y Planetario, Máquina del Tiempo, los Tesoros de la Tierra, Historia del Futuro y Laboratorio de la Vida.

Como todo museo de las ciencias que se precie, el grado de interacción con los elementos de la exposición es super alto. Crear un tornado, experimentar un terremoto, jugar con la fuerza de la gravedad y un largo etcétera de experimentos al alcance de la mano hacen que la experiencia en este museo sea muy divertida.

Ubicación: Plaza de la Merced
Precio: General, 5€. Los miércoles, gratuita

Museo Tesoro de la Catedral de Cuenca o Museo Diocesano

Las obras más destacables de este museo son de los siglos XV al XVIII, es decir, las correspondientes a las épocas de gran esplendor de la propia diócesis y de la ciudad de Cuenca. Entre ellas se pueden contemplar elementos litúrgicos, una bella colección de tapices flamencos, orfebrería o alfombras, entre otros. Estos componentes llegan a alcanzar fama internacional.

En la planta baja del Palacio Episcopal se encuentra este museo cuya colección abarca ocho siglos de historia relacionados con la propia Diócesis.
Lo más destacable de la colección pictórica son dos cuadros de Doménikos Theotokópoulos, es decir, el Greco. Estos se llaman «La oración en el huerto» y «El Cristo con la cruz»

Ubicación: Calle Canónigos, 3
Precio: 3’50€. Se puede hacer entrada conjunta con Catedral+Triforio+San Pedro y su Torre

Espacio Torner

Al lado del Parador Nacional de Cuenca se ubica la Iglesia de San Pablo. Este templo es de estilo gótico y, actualmente, alberga la exposición permanente de artista conquense Gustavo Torner, uno de los creadores más destacables del arte contemporáneo español.

Las vistas desde el patio que hay delante de la iglesia son espectaculares. Sobre la Hoz del Río Huécar se puede contemplar cómo se alza la ciudad en la cresta. Una vez dentro, el contraste entre las obras contemporáneas expuestas y el espacio de estilo gótico le dan un encanto especial a este museo.

Ubicación: Hoz del Huécar S/N
Precio: 3€

Casa Museo Zavala

Esta casa, además de museo, es un palacete del siglo XVII en pleno Casco Antiguo de Cuenca. Fue residencia de la familia conquense Cerdán de Landa, quienes eran importantes ganaderos y mercaderes de lana. Su fachada da a la Hoz del Júcar y a los inquietantes Ojos de la Mora.
La casa fue remodelada para su museización y se encuentra gestionada por la Fundación Antonio Saura. Su colección permanente se orienta hacia el Arte de Vanguardias.

Escultura de Ángel Pérez a la que le tengo mucho cariño por verla todos los días. Se llama Primer helicoide de 11 prismas cuadrados crecientes.

La exposición temporal con la que yo coincidí fue la de Cruz Novillo, importantísimo diseñador gráfico español, cuyos logos nos acompañan en nuestro día a día. Repsol, Correos, PSOE, Renfe, Cope, Antena 3, Grupo Prisa, Cuerpo Nacional de Policía, El Mundo, billetes del Banco de España, carteles de cine como el de Pascual Duarte, Los lunes al sol o La escopeta nacional son algunas de sus creaciones.

Ubicación: Plaza San Nicolás, 1
Precio: Gratuito

Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA)

En sus jardines presenta una serie de maquetas de múltiples dinosaurios que hacen las delicias de los aficionados a Jurassic Park. Además, en el interior, más del 95 % de sus piezas expuestas son los originales. La más relevante es la del dinosaurio conquense, conocido cariñosamente entre los lugareños como Pepito. El fósil de este dinosaurio tiene unos 125 millones de años y le caracteriza su peculiar joroba, la cual le da el nombre de Concavenator Corcovatus, que quiere decir ‘cazador jorobado de Cuenca’ en latín.

Ubicación: Calle del Río Gritos, 5
Precio: General, 5€. Los miércoles, gratuita

Museo de Arte Abstracto Español

Las célebres Casas Colgadas albergan un museo cuya colección data de obras abstractas de las décadas de los 50 y 60 del siglo XX. Además, este edificio es uno de los pocos que conserva restos de arquitectura civil de época medieval y, para más rareza, presenta unos balcones que no se construyen en ningún otro de los mismos.

En esta ciudad resuenan los nombres de artistas como Zóbel, Torner, Millares, Tápies, Saura, Gerardo Rueda… en diferentes calles y edificios que portan sus nombres. Y, cómo no, sus obras forman parte de la colección de este preciado museo.

Gracias a mi abuelo estoy acostumbrada al arte abstracto y sé valorar la importancia de la mayor colección de arte abstracto del mundo en estas Casas Colgadas. Cuando vi a Chillida lo reconocí sin falta de leer ningún cartelito con su leyenda. Y me entró una emoción muy bonita al transportame a la infancia y a mi Tierrina a través del arte. Tanto las esculturas como pinturas de la colección de este museo llevan acompañándome en casa desde pequeña, puesto que, consciente o inconscientemente, en mi casa siempre estuvimos ligados a las ideas renovadoras de Pablo Picasso, Juan Gris o Miró y de quienes les continuaron.

Ubicación: Casas Colgadas
Precio: Gratuito

¿Habéis estado en alguno de estos museos?
¿Cuál es el que tenéis más ganas de visitar?


Espero que os haya gustado esta pequeña ruta

Sobre cómo (casi) nos colamos en la París Fashion Week

Viene siendo habitual por estas fechas que se reúnan los grandes profesionales de la moda en la tan sonada París Fashion Week.

La capital francesa acoge durante unos días a grandes personalidades del diseño, de la pasarela o de la fotografía, entre otros, con el fin de mostrar al mundo sus trabajos para la próxima temporada.

El año pasado (2017) coincidimos de lleno en esta semana de la moda.

Inocentemente, nosotros íbamos a visitar el Museo Rodin, pero de la que tirábamos para allá… Ya nos empezaba a oler todo un poco raro.

Primero vimos a una señora rodeada de un montón de fotógrafos y comentamos lo que había que comentar:

photo_2018-10-02_23-37-54
Si alguien reconoce a la señora, nos lo puede contar =)

 

– ¿Pero esa qué hace?
– Pero vaya flipada que es.
– ¡Pero mira qué posturas hace!
– Parece tonta con el plan que lleva.

Y demás frases por el estilo.

 

 

 

Seguimos avanzando y el tumulto cada vez era mayor. Marabunta de gente, muchas cámaras, gente vestida muy raro, mucha policía y muchos coches negros brillantes.

A pesar de todas esas señales indicando que aquel NO era nuestro sitio, seguimos avanzando contra viento y marea, atravesando valles y montañas.

Mucho rajamos de un chino (porque de toda la vida cualquier asiático que topes es chino) que llevaba unas botas horribles saliendo por la ventanilla de uno de esos coches negros brillantes. No parábamos de auto-preguntarnos qué coño hacía con su vida.

Una vez llegamos al epicentro del meollo, no podía oler más a chamusquina. Tías altísimas vestidas de manera super [inserte la palabra que quiera], caminando por un mini pasillo de fotógrafos que no paraban de llamarlas para hacerles fotos.

Entre esos fotógrafos había algún que otro pobre infeliz que regalaba revistas de moda. Suponemos que eran sus revistas y que querían que cayeran en buenas manos para tener un empujón en esto de la moda.

He de decir que entre esos pobres infelices había unos con más ojo que otros. Y digo esto porque no todos nos daban revista. Debíamos destilar un tufillo a clase no chic.

photo_2018-10-07_23-10-40
Las famosas revistas. Fashion News y Stylist

Finalmente llegamos a una fila única delante del Museo Rodin en cuyo comienzo se encontraba un segurata preguntando los datos de hospedaje de las diferentes personalidades de la moda.

Pininos de nosotros, llegamos a ese comienzo de la fila, y preguntamos si el museo estaba abierto… Resumen: nos echaron de allí con aguas destempladas.

IMG_20171008_172658074
Jardines del Museo Rodin en otoño.

¡Ahora caemos!

  • Hemos pasado numerosos controles y cordones policiales sin inmutarnos.
  • Hemos salido en mogollón de fotos y vídeos de algún que otro fotógrafo o periodista de renombre.
  • Hemos caminado al lado de grandes de la pasarela sin saberlo.
  • Hemos pasado ante infelices que pensaban que los íbamos a aupar en su camino profesional.
  • Y hemos llegado a las puertas de las habitaciones de gente con mogollón de escolta sin hacer absolutamente nada. O más bien sin querer desistir en querer ver la obra de Rodin.

Fotos de una exposición de moda hechas en el Museo de las Artes Decorativas de París.

Hasta aquí nuestra particular Fashion Week.

¿Quién nos iba a decir que casi nos codeamos con Chanel, Dior, YSL, Louis Vuitton, Lanvin o Stella McCartney? Ja, ja, ja, ja.

Y vosotros, ¿alguna vez os colasteis en algún sitio? ¿Os acabaron echando? ¿Cómo fue?

La puerta del Infierno

La porte de l’Enfer. Con este nombre tan dramático comenzamos la entrada de hoy. Pero no creáis que es de mi invención, pues es el nombre con que titula el gran artista August Rodin su mayor logro escultórico.

photo_2018-10-03_17-44-32

Durante más de 30 años estuvo el hombre trabajando en estas puertas para que hoy en día digamos Rodin y sólo nos acordemos de su célebre Pensador.

photo_2018-10-03_17-43-27

Pues tampoco vamos tan desencaminados, ya que el famoso Pensador fue extraído y reproducido de una de las esculturas de esta puerta. (Ahí está bien rodeado en rojo.)

photo_2018-10-03_17-43-49photo_2018-10-03_17-51-16

No sé a vosotros, pero a mí esto de la Puerta del Infierno me recuerda a la Divina Comedia de Dante. ¿A vosotros no? Pues ahora veréis.

En el s. XIX le encargaron a Rodin una puerta de entrada para el Museo de las Artes Decorativas. Al hombre le viene la inspiración y dice (más menos que más) ale, voy a responder al colega italiano Lorenzo Ghiberti. Él hizo la Puerta del Paraíso para el Baptisterio de Florencia plasmando diferentes escenas de la Divina Comedia. Pues yo voy a responder con una descomunal Puerta del Infierno.

Las puertas en bronce y al propio Pensador los podemos contemplar en el Museo Rodin de París. En cambio, el yeso de esta gran obra está en el Museo d’Orsay de París, al final del todo de la planta baja.

photo_2018-10-03_18-05-52
Yeso de las Puertas del Infierno de Rodin en el Museo d’Orsay

photo_2018-10-03_17-44-32 (2)
Musée Rodin de Paris

Tesoros de la Edad Media francesa

 

Tresors-du-Moyen-Age


Me encanta la Edad Media y no podía pasar sin haber visitado el Museo de la Edad Media de París y sin tener un libro que cuente un poquito cómo se desarrolló la Edad Media francesa.
Este libro está orientado a enfocar desde una visión didáctica la evolución acontecida en el territorio francés, desde final de la Edad Antigua hasta el Renacimiento. Para ello nos cuenta la transformación gradual de la Edad Media francesa en diferentes planos culturales.
En el plano artístico vemos la evolución del arte románico hacia el arte gótico a través de diferentes obras como son diferentes edificios, libros, ilustraciones, vidrieras, tapices, joyas, pinturas, esculturas…
También cuenta el desarrollo de la sociedad feudal durante los diez siglos que dura la Edad Media. Nos habla de la nobleza, de la iglesia y de los campesinos.
Además, Carlomagno se presenta como una personalidad clave en todo este proceso de cambio gracias al impulso que dio a los manuscritos (portadores de cultura y conocimiento) y a la evolución de la letra carolingia.

Finalmente, la visión del mundo se focaliza sobre la figura humana y entramos de lleno en el periodo renacentista. Para poder visualizar claramente este paso,podemos fijarnos en la Dama del Unicornio; serie de tapices que tuve la oportunidad de ver de primera mano en el Museo Cluny de París y que me maravillaron. Os dejo un par de fotos de cuando estuve allí.

Recomiendo la lectura de este pequeño libro puesto que la historia medieval de Francia se vuelve muy amena con sus diversas y abundantes ilustraciones y se encuentran muy bien esquematizados los conocimientos clave para comprender fácilmente la Edad Media en Francia.

Título: Trésors du Moyen Age.

Autor: Caroline Desnoëttes.

Editorial: Réunion des Musées Nationaux.

Género: cultural, didáctico.