Archivo de la etiqueta: cultura

Amar Teruel en un día (mañana)

Hoy vengo a traeros la ciudad de Teruel en un día. Como se hacía un poco largo, dividí en dos entradas la jornada que pasé allí, mañana y tarde. Así que allá vamos.

Creo que Teruel es una ciudad con una riqueza cultural envidiable y que en un día es más que asequible. Yo llegué a media mañana y tuve tiempo de sobra para verlo casi todo tranquilamente. Mi recorrido fue:

Mañana:

  • Escalinata neomudéjar
  • Museo Provincial
  • Mausoleo de los Amantes de Teruel y el conjunto mudéjar de San Pedro
  • Aljibes medievales de Teruel

Tarde:

  • Callejeo por la villa turolense (Plaza del Torico, acueducto, edificios modernistas, Torre de San Martín, etc)
  • Catedral de Teruel
  • Museo de Arte Sacro
  • Torre del Salvador
  • Muralla de Teruel

Así que como podéis comprobar, la vi casi entera sin necesidad de echar varios días.

Este 2020 se cumplen 100 años de su construcción. El objetivo práctico de la escalinata era unir la estación de tren de Teruel con el casco antiguo, además de embellecer la ciudad. La parte estética yo la considero un estilo ecléctico, puesto que combina los movimientos estéticos más relevantes de la villa medieval, mudéjar, gótico y modernismo.

IMG_20200229_111239056
Escalinata neomudéjar de Teruel

Es gratuito (vamos a empezar por lo importante, ja, ja, ja) y la atención amabilísima (también súper importante).

Se distribuye en seis plantas que, sinceramente, yo vi en menos de media hora porque cogí visita guiada para los Amantes y entré de casualidad.

Empecé subiendo a la logia y la vista… espectacular. Para mí solita el ábside y el cimborrio de la Catedral de Teruel desde las alturas.

IMG_20200229_120654850_HDR.jpg
Logia del Museo Provincial de Teruel con vistas al cimborrio de la Catedral de Teruel

La verdad es que, en vez de Museo Provincial, yo lo llamaría Museo Arqueológico y Folclórico. Según descendemos las plantas, se van dedicando éstas mismas a restos de la Baja Edad Media, de las épocas ibéricas y romanas y, también, una parte destinada a la prehistoria.

Muy importante para Teruel es su trabajo de la cerámica, en consecuencia, la primera planta se encuentra dedicada a ella y, como sorpresa, tiene una farmacia preciosa.

IMG_20200229_121417226
Conjunto de cerámica en la farmacia expuesta en el Museo Provincial de Teruel

La planta inferior presenta como temática el folclore y la tradición turolenses, pudiendo apreciar sus textiles, cómo eran las viviendas, sus costumbres en cuanto a aseo o vida en la villa y, por supuesto, las diferentes explotaciones (agrícolas, ganaderas, textiles, de metales o madereras).

IMG_20200229_142318661_HDR
Fachada del Museo Provincial de Teruel

Por 10 euritos yo cogí la entrada completa, la cual incluía el propio Mausoleo, la Iglesia de San Pedro, el Claustro, el Ábside, la Torre Mudéjar y el Ándito.

Los guías fueron extraordinarios y la visita es súper amena y entretenida, también para los más pequeños.

IMG_20200229_132803129_HDR
Exterior de la entrada al Mausoleo de los Amantes de Teruel

La historia de los Amantes es la de siempre

Dama bien posicionada ama a joven de bajo escalafón social.

Ambos se quieren, aman y desean y, sin embargo, no pueden contraer matrimonio hasta que él no posea una buena dote o suba de rango.

Él se va a luchar en la Reconquista, pues tiene cinco años de plazo para cambiar su situación.

Los cinco años finalizan justo el día en que ella se casa con otro y… chan, chan, chan…

Él aparece en la alcoba de los recién casados pidiéndole un beso a ella porque se está muriendo. Así de directo.

Ella súper fiel a su churri se lo niega y él cae muerto. El hombre ya había avisado…

[Hasta aquí la lógica y la casualidad no están imperando para nada…]

Ella se siente culpable porque, al no besarlo, se murió y, en el entierro, va hacia el cadáver para darle el último beso y ahí se muere encima de él.

[Imaginaos la cara de la peña. Una tía morreando al muerto ahí to frío y que le roba el protagonismo muriéndose ella también. ¡Por favor!]

Lo que me parece más cuqui de la historia entre Isabel y Diego, que así se llamaban estos tortolitos o tontitos, es que se enamoraron perdidamente un día de mercado. Y, cómo no, yo me los imagino lanzándose miraditas entre los puestos de coliflor, pescado, chorizos, nabos, zanahorias y cebollas. ¿Qué puede haber más meloso y azucarado?

No sé cuán de real tiene esta historia, pero lo que sí que es cierto es que bajo la Capilla de los Santos Médicos (San Cosme y San Damián) en la Iglesia de San Pedro, se encontraron dos momias de un hombre y de una mujer que, probablemente, sean los amantes.

En el Mausoleo, debajo de las figuras que crea el escultor Juan de Ávalos y Taborda, se pueden “ver” las momias. Y lo entrecomillo porque yo ahí me agaché y escudriñé, pero no vi na de na.

IMG_20200229_115230841
Esculturas de Juan de Ávalos y Taborda que acogen los cuerpos de los Amantes de Teruel

Yo que últimamente estoy en fase de amores imposibles, me caló mucho el detalle por parte de este escultor de no permitir que las manos lleguen a tocarse nunca jamás. Representando en este gesto a aquellos que por un motivo u otro no pueden amarse.

 

Una auténtica maravilla. En cuanto vi ese techo de fondo azul lleno de estrellitas con las nervaduras en dorado… No pude otra cosa que acordarme de la Sainte Chapelle de París.

IMG_20200229_123044054
No os hacéis a la idea de lo que flipé viendo este techo

Esta iglesia tan preciosa es uno de los testimonios arquitectónicos de convivencia entre las tres culturas monoteístas de la Península Ibérica: cristianos, árabes y judíos.

Por ejemplo, en la zona de los confesionarios la cultura cristiana se puede ver representada a lo largo de las paredes en policromías de cruces o flores de lis, la árabe, en los motivos geométricos y vegetales y, la judía, en el techo con la estrella de David.

IMG_20200229_132047515
Zona del confesionario con la que ilustro el párrafo anterior

Según miramos el altar mayor, a la derecha, encontramos la Capilla de San Cosme y San Damián, donde hallaron los cuerpos de los Amantes.

Todo el retablo de esta capilla, al igual que el altar mayor, son del mismo artista, el francés Gabriel Yoli. Es curioso el contraste entre ambos, puesto que podemos ver la profusión de formas en el acabado gracias a la policromía aplicada en la capilla y, en el altar mayor, aunque también presenta gran cantidad de formas, no da esa sensación de profusión de figuras al carecer de color.

Por unas escaleritas se puede subir al hueco que dejó el órgano. Éste se encuentra en muy mal estado y lo han trasladado a otro sitio, así que en su lugar se puede disfrutar de unas vistas preciosas de la iglesia en cuestión.

IMG_20200229_125759009
Vistas del interior de la Iglesia de San Pedro de Teruel desde el sitio del órgano

Antes de empezar a ascender, vamos a acceder al curioso claustro de este complejo. Lo primero que nos choca es su simpleza y sus altos techos. Se trata de uno de los pocos claustros mudéjares existentes en Aragón y es reformado en el siglo XX, de tal manera que deciden cubrirlo de yeso y rebajar el suelo metro y medio para resolver los problemas de humedad.

IMG_20200229_124225404_HDR
Interior del claustro de la Iglesia de San Pedro

En esa decoración neogótica que posee, son muy curiosos los demonios Incubo y Sucubo. El primero es un hombre transformándose en el demonio de la lujuria y, el segundo, lo mismo con una mujer. Aquí no se libra ningún bando de este pecado capital, el cual viene representado por ambas figuras abiertas de piernas y muy lujuriosos.

La subida a la Torre de San Pedro es de 25 metros y es la torre más antigua de todas las torres mudéjares turolenses.

La cerámica vidriada y el ladrillo son combinados de forma que dan una gran belleza a la torre a pesar de ser materiales “poco nobles”. Su función como campanario deja de estar vigente y las campanas se pueden ver bloqueadas, así que no hay riesgo de llevarse un buen susto a las en punto como en otros campanarios.

IMG_20200229_130906894_HDR
Torre de San Pedro, la más antigua de las torres mudéjares turolenses

Por último, se puede recorrer el ándito y disfrutar del exterior de la iglesia andando sobre ella. Se pueden ver las vidrieras de los apóstoles que decoran el ábside desde bien cerquita, la Plaza del Torico desde las alturas , también, la famosa vidriera que únicamente se puede ver desde el exterior porque desde el interior de la iglesia la cubre el retablo mayor.

Cogí la entrada conjunta y he de decir que ni fu ni fa. Si fuese hidróloga, zahorí o algo por el estilo, probablemente les hubiera sacado más provecho  los aljibes.

Respecto a la muralla, demasiado que leer para ser consciente de la relevancia del lugar y, lo dicho, aprovechable si fuese experta en armas del medievo o estratega bélica.

¡La tarde en Teruel os la cuento en la siguiente entrada!

Pez de abril

El poisson d’avril se festeja el uno de abril en diferentes países (como Polonia, Francia, Finlandia, Austria, Australia, Alemania, Italia, Bélgica, Reino Unido, etc…). Para hacernos a la idea, digamos que es el equivalente a nuestro Día de los Inocentes.

Su origen data del siglo XVI, época en la que el rey Charles IX promulga el Edicto de Roussillon (1564). Éste supone el traspaso del calendario juliano al calendario gregoriano, es decir, que antes del edicto el año comenzaba con los primeros días de la primavera y las gentes tenían por costumbre hacerse regalos.

Sin radio, ni televisión, ni redes sociales, en el siglo XVI poco se iban a enterar del Edicto de Roussillon. Debido a ello muchas gentes, sobre todo iletrados, continuaron con esta tradición de primavera. Aunque también había otras personas que estaban en contra de la reforma, entonces para ellos el año comenzaba en abril.

La cuestión es que si ya tenemos dos bandos, pese a ser un tema de calendarios (juliano y gregoriano), había que andar liándola. Así que los partidarios de la reforma se burlaban de los otros enviándoles falsos regalos o haciéndoles bromas. Y que te regalen un pescao no mola, he aquí el origen del pez de abril.

Hoy en día son los propios medios de información los que divulgan noticias falsas, la gente se gasta bromas o, entre los niños, se suele dibujar un pez para pegarlo en la espalda de alguno en el más mínimo descuido.


Nosotras el uno de abril de 2018 pudimos disfrutar de primera mano de esta alegre tradición. Los niños nos pegaron muchos peces en la espalda (pelo, hombro… lo que pillaran) y jugamos a una gymkhana. Además, fuimos listos y lo juntamos con Pascua, así que comimos muchos dulces riquísimos.

 

Galette des rois

La última fiesta de las navidades la vamos a cerrar con una la galette des rois.

Una compi de curro y yo habíamos pensado en publicar una receta de comida tradicional francesa y al mismo tiempo contar la historia o la vivencia que yo hubiera tenido. A ello le sumas los Reyes y se nos ocurrió la galette des rois [receta].

En España tenemos el roscón de Reyes, con o sin relleno, hasta sin azúcares ni gluten. [Se me ha quedao lo de hacer promoción de roscones esta Navidad en un supermercado. Ja, ja, ja.] En fin, si nos da por ser puristas, nos vamos a ir al roscón o galette más clásico.

Como ya sabéis, esta tradición tan dulce tiene sus orígenes en la gran época de Roma. Entre diciembre y principios de enero, nuestros queridos romanos celebraban unas fiestas que se llamaban las Saturnales.

La fiesta consistía en mucho desmadre (ni idea, pero la fama de los romanos…, mata un gato y te llamarán matagatos) y en comer el famoso roscón. Quien encontrara la faba que había en su interior se convierte en el amo/rey y puede cumplir todos los deseos u órdenes que quiera.

Si os acordáis del libro de Víctor Hugo Nuestra Señora de París, o de la película del Jorobado de Notre Dame, Quasimodo se convierte en rey de los bufones por un día.
También vemos una costumbre parecida recreada en la seria Reign con la monarquía francesa. La mujer de la Corte que encontrara la faba se convertía en reina de Francia por un día.

Bueno, hasta ahora todo muy pagano. Sin embargo, como otras tantas veces, la Iglesia adopta o adapta otras costumbres para integrarlas en sus celebraciones. De ahí que el roscón o la galette se asocien a los Reyes Magos.

Y vosotros, ¿coméis roscón por Reyes? ¿Con o sin relleno? ¿Conocíais la galette des rois?

Yo lo que sé es que la galette más rica no puede ser. Gracias a mi familia francesa las pude probar y estaban deliciosas (sí, comimos varias). Hojaldre relleno de frangipane (crema de almendras). ¿Qué más queréis?

Yo sigo conservando mi fève. Muijiji.

P.D.: Esta entrada se la dedico a ellos, que me hicieron sentir una más en tierra extranjera y me permitieron compartir su cultura y tradiciones con la gran familia estupenda que son.

Bisous!

La primera catedral de París

Como todos sabemos, hasta el siglo I de nuestra era no comienza a expandirse la religión cristiana.

El antiguo París, es decir, Lutecia, se presenta como ciudad relevante alrededor del siglo III d. C.

Es en este momento en el que un obispo italiano muy creyente, Dionisio, se decide a viajar a tierras de la Galia para convertir a los galos.

Pero no todo fue tan fácil, los cristianos no estaban bien vistos y eran perseguidos, apaleados, torturados…

Así que el obispo Dionisio, más conocido actualmente Saint Denis, se aleja un poquito del núcleo de población parisino por si las moscas y comienza a predicar en secreto la palabra de dios.

Toma una cantera abandonada para su misión y los cristianos se reúnen a escondidas y secretamente bajo tierra. Podemos decir que aquí tenemos una de las primeras iglesias del cristianismo.

Para San Denis las cosas no fueron muy agradables que digamos. Al no respetar la Ley de Roma y al dar la espalda a los dioses paganos (o simplemente romanos) fue condenado a muerte.

Le cortan la cabeza en el Monte de los Mártires, es decir, en el actual Montmartre.

Saint Denis toma la cabeza bajo el brazo y comienza a caminar hasta fundirse en el suelo, no sin antes haber parado para lavar su cabeza en una fuente.

El lugar donde se acabaron sus pasos fue donde se erigió la grandiosa Catedral de Saint Denis o la primera catedral de París.

Posteriormente, concretamente en el siglo XIII, se convierte en el “Cementerio de los reyes”, puesto que es en esta catedral donde se agruparon casi todos los monarcas y grandes personajes del poder real.

photo_2018-11-01_00-21-34

photo_2018-11-01_00-22-14

photo_2018-11-01_00-22-16

photo_2018-11-01_00-22-15