Archivo de la etiqueta: Ciudad Encantada

“El poeta pregunta a su amor por la Ciudad Encantada de Cuenca”

“El poeta pregunta a su amor por la Ciudad Encantada de Cuenca” es el título que da Federico García Lorca a un soneto ambientado en el famoso enclave turístico conquense de Ciudad Encantada.

Como bien sabemos, Lorca es uno de los poetas más relevantes de la Generación del 27. Todos hemos estudiado a este grupo de escritores, tanto en el colegio como en el instituto, algunos hasta en la carrera… Y quién me iba a decir a mí que, entre las joyas de este hombre, iba a encontrar una descripción lírica de unos de los parajes de la tierra en la que me está tocando vivir.

A pesar de haber visitado Cuenca en 1932, en 1935 nuestro autor escribe este soneto, el cual forma parte de una colección de once sonetos publicada en el periódico ABC, cuyo nombre era Sonetos de amor. Otros prefieren llamarla Sonetos de amor oscuro, en referencia a ese amor oculto, dolorido, angustioso y apenado que expresan sus versos. Un año después, un 18 de agosto de 1936, es asesinado. Por ello, este 18 de agosto de 2020 he decidido escribir esta publicación sobre Lorca y la Ciudad Encantada.

En el mencionado soneto, Lorca asimila el paisaje kárstico conquense con el sentimiento de amor. Entrevemos entre sus versos las rocas de la Ciudad Encantada mezcladas con una serie de emociones que interpelan al ser amado.

Hace 90 millones de años el mar de Thetis inundaba Cuenca, al retirarse y dejar el suelo marino al descubierto, las inclemencias atmosféricas labraron a su antojo la piedra caliza que tan peculiar hace que sea el paisaje de Cuenca.

Hace 85 años, Lorca escribía este soneto dando forma a lo mismo que seguimos viendo los visitantes de este enclave turístico: una ciudad de piedras en la que la búsqueda de diferentes formas e imágenes se vuelve un juego donde quien más imaginación tiene, resulta ganador. El recorrido entre las piedras de mil y un formas sale a relucir en unos versos donde el agua y el aire moldean un paisaje de sueños, rostros y caminos.

Os dejo el soneto que da cuerpo a esta entrada y unas cuantas fotos que hicimos cuando fuimos a visitar la Ciudad Encantada de Cuenca.

“El poeta pregunta a su amor por la Ciudad Encantada de Cuenca”

¿Te gustó la ciudad que gota a gota
labró el agua en el centro de los pinos?
¿Viste sueños y rostros y caminos
y muros de dolor que el aire azota?

¿Viste la grieta azul de luna rota
que el Júcar moja de cristal y trinos?
¿Han besado tus dedos los espinos
que coronan de amor piedra remota?

¿Te acordaste de mí cuando subías
al silencio que sufre la serpiente
prisionera de grillos y umbrías?

¿No viste por el aire transparente
una dalia de penas y alegrías
que te mandó mi corazón caliente?