Archivo de la etiqueta: Alumnos

Primeros errores como profesora

También puedo titular esta entrada “Mis 15 primeros días en la docencia“.

Por todos es sabido que los comienzos nunca son fáciles y, en mi caso, cambiar de país y trabajar en la enseñanza francesa está siendo un tanto agridulce. Además, nunca viene mal hacer un poco de autocrítica, pero siempre con un fin constructivo.

No tengo experiencia docente y soy muy joven (también me han dicho algunos compañeros que soy mujer…) y por ello, con sólo semana y algo de clase, los alumnos son bastante “inquietos”… Vamos a dejarlo en la palabra “inquietos” por no decir más…

Nada de lo que he enumerado en el anterior párrafo es ningún error. Es como soy yo y son cosas que no puedo cambiar de ninguna manera. Para hacer las cosas bien hay que empezar por hacerlas en algún momento y éste es mi momento. Quiero aprender todo lo posible de mi nuevo trabajo para suplir mi falta de experiencia. Para ello me tengo que poner al día y hacer lo que esté en mi mano por tener una buena relación con mis alumnos a través de la enseñanza del español. Si ellos se sienten bien en clase, yo también estaré cómoda y las clases serán mucho más fructíferas.

Ahora sí que empiezo con mis errores.

Debería de incluir más veces las nuevas tecnologías en mis clases. Los guajes que tengo vienen de la generación de las pantallas y de más maquinitas. Por tanto, creo que sería una buena manera de acercarme a ellos el uso de actividades en pantalla.

Tengo que bajar mi tono de voz. Hablo muy alto durante las clases y, aunque sí que es verdad que cambio mi entonación, mi tono de voz es muy alto y se aceleran. Si hablo más bajo estoy segura de que la clase irá mejor porque estarán obligados a poner atención en escuchar lo que digo.

Tengo que ser más ordenada en la pizarra. Mis alumnos son muy dependientes y con muy poca autonomía, por no decir ninguna… Para ellos es muy relevante el orden en la pizarra y los colores… Dichosos colores… Tengo 4 rotuladores de colorinos que dejo en mi mesa y cada vez que escribo en la pizarra cojo el primero que pillo… ¡MAL! Después de casi dos semanas de clases he acordado conmigo misma coger sólo dos de los cuatro rotuladores que tengo y usar los colores con cabeza, no al azar. Y he de reconocer que funciona la clase mejor. En lo que sí que tengo que hacer más hincapié es en el tema del orden en el encerado… Pero digamos que el desorden es un pequeño reflejo de nuestra vida…

Antes de pasar a otro fallo que he de mejorar no quiero quedarme sin nombrar a las maravillosas tizas blancas y encerados de pizarra verde. Adorables tizas de un solo color y encerados normales sin divisiones que parten la pizarra en tres… Y luego si borrabas con la mano no pasaba nada. Se quitaba y no quedaba un entafarrao como con las pizarras de metal… Que lo enguarras todo con la mano y encima tienes que usar el borrador por cojones después de ponerlo todo perdido… Para mí son todo un atraso las nuevas pizarras con rotuladores. Ya está. Lo he dicho.

Tengo que intentar conocer más a los alumnos. Tengo muchos con situaciones personales complicadas. Además, como en Francia hacen muy bien lo del tema de la integración, tengo muchos alumnos con discapacidades o serios problemas de aprendizaje y nadie me dice quiénes son esos chicos, qué tienen, ni cómo hacerles más llevaderas las clases.

Por ejemplo, tengo un alumno que, hablando mal y pronto, me tocaba mucho los cojones. Pues resulta que el chaval es disléxico. Y ahora ya todo encaja. Yo si estuviera en su situación también me la traería todo al pairo porque no podría leer, tampoco podría escribir y encima el profesor me habla en una lengua que no entiendo, el español. Así que muy guapa la teoría de la inclusión en Francia pero en la práctica mis cojones 33…

Una amiga me ha dicho que los disléxicos pueden leer la letra Arial tamaño 14 y que al final del día puedo grabarle la lección para que él pueda escucharla en casa. ¿A alguien se le ocurre algún recurso más? Porque estoy muy perdida…

De los otros alumnos que tengo con dificultades no os puedo ni pedir consejo porque ni sé lo que tienen o dejan de tener… Así que me tengo que enterar…

También tengo que ponerme al día sobre el funcionamiento interno de un collège francés. Aquí todos los alumnos tienen un librito, le cahier de correspondence, en el cual, hagan lo que hagan, hay que anotarlo en ese libro y después lo firman los padres… Y no sé qué más porque no me entero… Además, todos los días tengo que escribir en un programa del ordenador qué hemos hecho en clase, las ausencias, los deberes, si van a la enfermería… Y mil cosas que tampoco se me dan ni se me quedan en la cabeza por mucho que apunto… Pero tengo que enterarme de una vez por todas.

También tengo que organizarme mejor a la hora de preparar las clases y de anotar las cosas que hacemos. Así que en todas las semanas estoy probando una nueva forma efectiva de organizarme y con la que me sienta cómoda. Creo que para esta semana que entra ya he dado con la organización que me va perfecta, así que mañana ya podré ver si me funciona lo que he ideado. Si es así os lo cuento más adelante =)

Por último, tengo que aplicarme más con el francés para poder entender a la primera lo que me dicen y que la comunicación no sea tan torpe.

Evolucionar a mejor consiste en aprender de los errores y actuar para no cometerlos.

Así que, sin más dilación, si tenéis algún consejo o me queréis contar de qué errores habéis aprendido ¡os escucho!

Anuncios

Carta a mis futuros alumnos

Bonjour futuros alumnos;

Durante el próximo curso seré vuestra profesora de español. En algún momento hay que empezar a dar clase y a mí me ha tocado con vosotros.

Sois los primeros e imagino que quedaréis grabados para siempre en mis recuerdos y en mi experiencia, tanto a nivel laboral como personal.

Espero aprender mucho de vosotros. Que me enseñéis lo bueno que es crecer, avanzar e ir asimilando aquello que os enseñe con toda mi dedicación.

Yo por mi parte voy a dar lo mejor de mí. Seré una buena profesional de la enseñanza que hará de vosotros futuros hombres y mujeres capaces de sortear y superar todo aquello que se os ponga por delante. Porque el español y cualquier lengua son los que hacen de nosotros mejores trabajadores y mejores personas a la hora de poner en práctica nuestro imaginario. Porque somos seres sociales y necesitamos de las lenguas para poder avanzar y desarrollar nuestros proyectos. Porque la comunicación es imprescindible para abrirnos horizontes y para saber desenvolvernos con éxito en ésto de vivir.

No busco que me recordéis como una buena profesora, como la profe española ni como nada. Lo único que quiero es que, aquello que os pueda enseñar, seáis capaces de aplicarlo con conocimiento y sabiduría y que, aunque erréis, os superéis a vosotros mismos utilizando las herramientas que os hemos dado vuestros profesores a lo largo de vuestra formación.
Estoy segura de que, si tanto vosotros como yo ponemos lo mejor de nosotros mismos, forjaremos muy buenas experiencias y futuros recuerdos.

Tengo ganas de conoceros.

Hasta pronto, à bientôt

Aspiraciones docentes

Yo no sé cuáles serán las aspiraciones de los demás compañeros de profesión, pero yo tengo una pequeña lista muy clara a la que aspirar:

  • Respeto
  • Confianza
  • Voluntad
  • Dar lo mejor de mí misma en el aula
  • Conseguir que disfruten mis clases para que aprendan mucho

Otros profesores que he visto, tienen por meta finalizar el temario, conseguir x media en cuanto a las calificaciones del aula, mantener la clase en silencio más de veinte minutos, impartir el tema como si se fuese un genio sin contar con que los alumnos pueden no entenderlo así, dar a Fulanito el castigo que más le fastidie, tenerlos como velas, llegar a una confianza como si fueran amigos de toda la vida…

Para mí la base de un buen trabajo en el aula reside en el respeto. Si nos respetamos entre todos habrá un buen ambiente de trabajo, el clima será el propicio para aprender y tanto el profesor como los alumnos jugarán su papel y no cambiarán el rol.

Si se cumple con el respeto nos llevará a la confianza, porque como la clase será cómoda y afable el profesor invertirá de buena gana todos sus conocimientos y herramientas para sus alumnos y ellos recibirán la información abiertamente, sin cerrarse en sí mismos ni poner obstáculos para interrumpir al profesor, a la clase o a sí mismos.

Si tenemos trabajado tanto el respeto como la confianza habrá voluntad por sacar el curso adelante por parte del profesor y de los propios alumnos. Ambas partes serán más receptivas a la hora de mejorar, aplicar cambios, resolver problemas o sobrellevar la convivencia en el aula.

Estos tres factores, respeto, confianza y voluntad, se encuentran interrelacionados y albergan como resultado que el profesor dé lo mejor de sí mismo a la hora de impartir las clases y de establecer las relaciones con los diferentes alumnos y, a la par, tanto el profesor como los alumnos van a disfrutar más provechosamente de unas clases en las que se encuentra patente el respeto, la confianza y la voluntad por aprender y por no molestar durante el desarrollo de las clases. En un ambiente tan idílico como el que estoy planteando (una cosa es la teoría y otra la práctica) los alumnos aprenden mucho, les resulta menos dificultoso adquirir los conocimientos porque se sienten cómodos y están más propensos a continuar aprendiendo.

Todo esto me recuerda a la película Escuela de Rock pero en versión más formal =) O esta lista que hizo alguien por Internet de profesores geniales, ¿qué entendéis vosotros por profesor genial?

¿Cuáles son vuestras metas?

¿Cómo sería vuestra clase ideal?

Os leo en los comentarios.

9 Consejos para ir a París como No-Turista

Voy a pasar una semana en París debido a que tengo que ir a firmar el contrato de trabajo antes de comenzar el curso escolar. Eso se traduce en que tengo que sobrevivir una semana por tierras francesas sin haber hablado nunca con un francófono fuera de una clase de idiomas.

Más tarde, en septiembre, será la primera vez que me ponga a dar clase delante de un grupo grande de adolescentes y ello durará todo un añito.

He preguntado por todas partes, amigos, profesores, familia, compañeros… y éstos son los consejos que he recopilado:

1. Cuando vayas en el metro lleva un alfiler en alguna doblez de tu ropa.

¡Empezamos fuerte con los briconsejos! Por lo visto en el metro parisino a veces no se va muy cómodo, entonces con el alfiler puedes hacerte hueco. No sé yo si llevaré a cabo este consejo… ¡Me parece un tanto invasivo!

2. Ya tendrás tiempo de hacer turismo típico. Aprovecha que vas a estar allí mucho tiempo para conocer cada rincón de la ciudad y descubrir muchos rincones mágicos. Busca tu rincón.

No hace falta que lo repitan dos veces, unos buenos playeros y a echar a andar.

3. Las primeras veces que te hablen los franceses no vas a entender nada. Pero no te asustes que irás haciendo oído poco a poco. Si tienes que preguntar mil veces qué te han dicho, pregúntalo todas las veces que lo necesites. Hasta que lo entiendas.

Obviamente la vida real no va a ser como una clase de francés, así que habrá que lanzarse a la piscina y preguntar hasta lo más obvio. ¡Todo sea por hacerse entender!

4. La primera semana de clase tienes que estar súper seria. No les des margen de nada.

Bueno, entonces tendré que ser como Minerva McGonagall en Harry Potter

Yo quiero ser yo misma en clase y si me tengo que enfadar, pues me enfado. Pero eso de estar en modo sargento porque sí… No sé… Son demasiados profesores los que me han dado este consejo, así que por algo será.

5. Aprende de todo lo que veas. Sé como una esponja y relaciónate con todo el mundo.
Este consejo me encanta. Es lo que quiero hacer. Aprovechar cada momento como si fuera único porque así es.

6. Viaja. Aprovecha para viajar y conocer lo que nunca más vas a poder ver.

También es otro consejo con el que estoy completamente de acuerdo. Ya tengo muchos puntos marcados en el mapa francés. ¡Hay que aprovechar!

7. En las clases ponte un final para cada una. Si no lo haces más de una vez acabarás utilizando materiales de las clases siguientes.

Si tengo un arsenal de clases preparadas no me importa mucho seguir avanzando. Pero si por lo que sea no tengo mucho tiempo para preparar más clases… Pues no me quedará otra que seguir este consejo.

8. Me comentaron también el tema de la ropa. Ésto me lo dijo una profesora con muchos años de experiencia sobre su espalda. Me aconsejó que siempre llevara la misma ropa y que no destacara con ello. Qué me quiso decir con ésto. Pues que por lo visto los alumnos están más tranquilos cuando uno lleva más o menos el mismo estilo y unas prendas parecidas y están más centrados en la clase. Si uno va como un modelo, marcando cuerpazo o con ropa estrambótica o llamativa, puede que hasta te tengas que trabajar un poco más la parte de ganarte el respeto de tus alumnos.

Yo no sé si ésto es verdad, será porque a mí me da igual cómo vaya la gente vestida mientras que hagan su trabajo y sean competentes y profesionales. Pero debe de ser que no todo el mundo piensa así, tampoco cuando eres adolescente, y el aspecto físico se convierte en un factor de relevancia a la hora de impartir las clases.

9. Respecto al sistema educativo francés y a las clases de español en los lycées franceses he encontrado este blog, Creatívate con ELE, a cuya entrada os dirijo en el enlace, que me ha parecido sensacional para tener una idea un poco más concreta sobre la vida académica allí. Siempre pensé en dar toda la clase en español excepto en momentos puntuales en los que haya que avanzar en la clase. Pero nunca se me había ocurrido que si tenía que llamar la atención, que fuera en francés. La justificación de la autora es que así los alumnos son conscientes de que entendemos aquello que dicen. Me ha parecido un consejo excelente.
9. No desesperes con los adolescentes. Los más mayores están más aposentados y los más jóvenes no paran. Pero al final de todo, todo tiene sus partes buenas y vas a aprender mucho de ellos.

Supongo que para estar guapa hay que sufrir, así que si los niños dan una de cal y otra de arena no va a ser otra cosa que la vida misma pero en ambiente de instituto.

Buscando consejos en la red encontré este blog que se llama Justifica tu respuesta y que tiene un apartado que se llama Consejos para docentes. Igual encontráis algo que os pueda ayudar.

Y ésto es todo por ahora.

¿A vosotros se os ocurre alguna cosa más que deba apuntar? A veces los nuevos comienzos son difíciles y nunca está de más escuchar lo que saben otras personas.