17 indispensables de Lisboa

Para mí, las ciudades destilan muchos tipos de energía que invitan a sentirlas de un modo u otro.

Madrid me parece una ciudad para la amistad, París una ciudad para la introspección, Roma para recrearse en la cultura y el conocimiento y, si seguimos hablando de capitales europeas, Lisboa me pareció una ciudad para el amor.

Esta entrada se me hizo un poco larga, así que nuestro viaje a Lisboa lo voy a dividir en esta publicación dedicada a los lugares que visitamos y, la siguiente versará sobre toda la comidita que probamos, más Sintra, el Palacio da Pena y la Quinta da Regaleira. Que, sinceramente, fue lo que mejor se nos dio, COMER.

Dedicado a mis compañeros de viaje en Lisboa. Un fuerte abrazo compis, espero que os guste.

  1. El Pelourinho

En la amplia y espaciosa plaza del ayuntamiento lisboeta se encuentra esta singular picota. Se trata de una espiral de cinco ramas hecha en un único bloque de piedra que data del siglo XVIII.

IMG_20200126_113233054
El Ayuntamiento de Lisboa, su bonita plaza y el Pelourinho

 

2. Praça do Comércio

Es la plaza más grande de Lisboa. Tres de sus lados están ocupados por grandes edificios que, además, son aportalados. La parte libre da al Tajo o al mar, según se quiera ver.

La estatua que se yergue en medio de la plaza encarna al rey José I de Portugal. Se trata de una representación ecuestre fundida en el siglo XVIII en una sola pieza de bronce. Además, se levanta 14 metros sobre el suelo y las imágenes que pueblan su pedestal aluden a la reconstrucción de Lisboa tras sufrir un duro terremoto en 1755. (Ya veremos que este terremoto marcará la historia de múltiples edificios de la ciudad).

IMG_20200125_124304221
Estatua ecuestre del rey José I de Portugal en la Plaza del Comercio de Lisboa

El arco central de esta plaza es lo que se llama un arco triunfal. En este de la Praça do Comércio se comienza a construir en 1755, sin embargo, no es hasta 1873 cuando se finaliza su construcción definitiva. En su estructura se quiso personificar la Gloria coronando al Genio y al Valor. También aparecen en forma de alegoría humana el Duero, el Tajo y varios conquistadores o descubridores como Vasco da Gama o Nuno Alvares.

En esta plaza tiene lugar la famosa Revolución de los Claveles. El 25 de abril de 1974 se produce un levantamiento militar sin derramamiento de sangre, pasando con este acto a ser un estado democrático y de derecho nuestro vecino Portugal. Se le puede llamar la revolución de la música, pues la señal para que las tropas se prepararan fue la emisión en la radio de la canción E depois do adeus de Paulo de Carvalho. Había una segunda señal con la que los militares tenían que ocupar las posiciones estratégicas del país, y esa señal fue la canción prohibida por el régimen Grândola, Vila Morena, una canción revolucionaria de José Afonso. La flor de la temporada en ese momento en Lisboa era el clavel, así que en la madrugada del 25 de abril, los lisboetas salieron a las calles portando claveles en sus manos y derrocando así el régimen dictatorial.

IMG_20200125_124021620.jpg

3. Praça dom Pedro IV o del Rocio o Rossio

En su centro se eleva la escultura que da nombre a la plaza, don Pedro IV, y es una de las más altas de Lisboa, 27 metros de altura. El pedestal y la columna son de mármol y la estatua es de bronce.

IMG_20200127_093616144_HDR.jpg

 

Su parte inferior evoca a la Justicia, la Fuerza, la Prudencia y la Templanza. Los escudos que se ven responden a las 16 ciudades más relevantes de Portugal. También hay una fuente preciosa y al otro lado se encuentra el Teatro Nacional Almeida Garrett.

IMG_20200125_185513066.jpg

4. Teatro Nacional Almeida Garrett

Se construyó en el siglo XIX en la Praça dom Pedro IV y sus seis columnas monumentales pertenecían a la Iglesia de San Francisco da Cidade. Las estatuas que coronan el frontón y su tímpano son Gil Vicente, Talía, Melpómene, Apolo y las musas y algunos dramaturgos. También tiene esculpidas las cuatro fases del día.

IMG_20200125_185744781.jpg

5. Estación Central del Rossio

Esta estación también se encuentra en la Plaza dom Pedro IV y de ella se conserva en perfecto estado la fachada de estilo manuelino, destacando en ella la profusión de relieves y sus puertas de vidrio con forma de arco de herradura.

IMG_20200127_093839574_HDR.jpg

6. Barrio de la Alfama

En su origen fue un viejo barrio de pescadores. Es una maravilla perderse por sus calles, ya que entramos en una Lisboa que nos invita a disfruta de su pasado a través de la arquitectura, el ambiente, sus calles, el empedrado, los balcones con la ropa tendida… y demás rasgos de esta otra cara de la ciudad. En él se encuentra el precioso Miradouro de Santa Luzia con unas vistas espectaculares de parte de la ciudad y del puerto.

IMG-20200126-WA0075
Miradouro de Santa Luzia

 

7. Casa dos Bicos

También llamada la Casa de Brás de Albuquerque, pertenece al Barrio de la Alfama. La mandó construir en el siglo XVI el hijo de un conquistador, Alfonso de Albuquerque. Con el terremoto de 1755, los descendientes de Albuquerque venden los restos del edificio y en el siglo XX es reutilizada durante un tiempo como almacén y sede del comercio del bacalao. En pleno siglo XXI, alberga la Fundación José Saramago.

Lo más característico es su fachada revestida de bicos, que son una especie de piedras talladas con forma puntiaguda. Como esto hace que también se asemejen a diamantes, es llamada Casa dos Diamantes.

IMG_20200125_203135908.jpg

8. Catedral de Sé

Su construcción data del siglo XII y, al sufrir diversos terremotos a lo largo de su historia, se pueden apreciar en ella múltiples restauraciones. Por su fecha de inicio de construcción, le podemos atribuir en estilo románico, sin embargo, en ella se aprecian varias inscripciones romanas. Probando este detalle el que seguramente se asiente sobre un templo de época romana.

También se puede apreciar el estilo gótico en alguna de sus capillas y lo que más llama la atención es que en su arquitectura hay influencias normandas. Este hecho se puede explicar con que, tras la Reconquista, son varios los cruzados procedentes de Inglaterra y transmisores de las influencias normandas.

IMG_20200125_194551358.jpg

Como anécdotas ocurridas en este templo, podemos señalar que un obispo fue arrojado de una de sus torres durante un levantamiento popular en el siglo XIV.

También es destacable que San Antonio fue bautizado en su pila bautismal en 1195.

9. Castillo de San Jorge

Se encuentra en lo alto de un promontorio donde fue construido por los árabes, haciendo que fuera parte del conjunto fortificado de la ciudad. Entre sus diferentes funciones, fue morada real y, hoy en día, museo.

IMG_20200126_131020258_HDR.jpg

10. Convento do Carmo

Los restos de este convento acogen el Museo Arqueológico de Lisboa y en su momento, fue la mayor iglesia gótica de la ciudad. Lo que sucede es que con el famoso terremoto de 1755, quedó como lo vemos hoy.

IMG_20200125_135214238_HDR.jpg

11. Iglesia de Santo Domingo o Igreja de São Domingos

Pasa desapercibida, sin embargo, una vez que entras en ella produce mucha impresión. Sus altos techos y su interior calcinado te transportan por completo al incendio que sufrió en 1959.

IMG_20200125_191014662.jpg

Fue creada en el siglo XIII y, bajo mandato del rey Manuel I, fue reformada. Posteriormente, el terremoto de 1755 y el consecuente maremoto destruyen esta iglesia.

Como parte de su accidentado pasado, también podemos señalar que la Inquisición celebraba allí sus autos de fe y demás acciones escabrosas.

IMG_20200125_191041592.jpg

Para mí, la mayor movida sucedida aquí fue en el siglo XVI. Durante una misa, un monje hizo referencia a un milagro al ver el reflejo del sol en un crucifijo. Un nuevo cristiano le dijo lo que todos veían, que era un reflejo, y el monje lo tomó como pretexto para incitar a la violencia y asesinar alrededor de dos mil judíos y nuevos cristianos.

No todo quedó ahí. Cuando a oídos del rey Manuel I llegó lo ocurrido en la Iglesia de Santo Domingo, el rey mandó ejecutar a dos de los monjes que incitaron a la violencia.

12 y 13. Librería Ler Devagar y el espacio LX Factory

Bajo el Puente del 25 de Abril se encuentra la LX Factory con la preciosa Librería Ler Devagar.

Este recinto pertenecía a una antigua fábrica textil, después se convierte en imprenta y, actualmente, está sembrado de tiendas, restaurantes, cafés y galerías de arte.

IMG_20200126_185314218

Ler Devagar se traduce en su sentido más literal por leer despacio.

Es considerada una de las librerías más bellas del mundo. Tiene un aire industrial que permite disfrutar de vagar entre sus estanterías repletas de libros y de multitud de escaleras que la articulan en un amplio espacio donde poder acceder a cada rincón. También posee dos cafeterías, por si quieres tomar un descanso.

IMG_20200126_185708525.jpg

El símbolo por el que se reconoce la librería es, nada más y nada menos, que la musa de Pessoa cabalgando en una bicicleta alada. También podemos ver al soñador en busca de la luna en otro de sus pasillos.

14. Fuente de Chafariz del Rey

Data del siglo XIII y se trata de la fuente más antigua de la ciudad. Consta de 9 caños que abastecieron de agua las embarcaciones portuguesas del siglo XVI.

Lo curioso es que cada uno de sus caños estaba destinado a un grupo social, hombres, mujeres, niños, negros, esclavos, nobles…

IMG_20200126_152755996.jpg

15. Monasterio de los Jerónimos

Se encuentra en el Barrio de Belem y fue mandado construir en 1502 por el rey Manuel I, así que, como no podía ser de otra manera, su estilo es manuelino en combinación con el renacentista.

IMG_20200128_110114828.jpg

Su puerta lateral presenta una profusión de adornos increíble donde se aprecia un gran trabajo de cantera esculpido en todos esos relieves. Entre sus esculturas principales se encuentran Nuestra Señora de Belem y el Infante don Henrique, el Navegante.

IMG_20200128_110523859.jpg

Como era de esperar, una de las capillas está dedicada a San Jerónimo. Se cuenta que Felipe II de España fue a visitarlo y quedó maravillado con la estatua del santo, a tal punto que le preguntó: “¿No me hablas, Jerónimo?”

IMG_20200128_111509438.jpg

En la capilla mayor están enterrados el rey Manuel I y su esposa, la reina María Fernanda. También encontramos los sepulcros de Camoes y de Vasco da Gama, los cuales datan de finales de siglo XIX. Además, también está la imagen de San Gabriel que, supuestamente, llevó consigo Vasco da Gama en sus viajes a la India.

También es muy curioso que el transepto no está sostenido por ninguna de las columnas tan prolíficamente adornadas que delimitan el resto de las naves.

IMG_20200128_110921998.jpg

16. Torre de Belem

Está ubicada en el punto desde donde zarpaban los barcos que iban en busca de los grandes descubrimientos. Es construida en el siglo XVI bajo las órdenes del rey Manuel I y es todo un ejemplo del poder naval y de la arquitectura militar portuguesa. Convergen en ella tres estilos, el románico, el gótico y el morisco.

IMG_20200128_123857712.jpg

Si decimos que es ejemplo de arquitectura militar, ¿qué función tenía? Pues la de proteger Lisboa y defender el río.

17. Monumento a los Descubrimientos

Quiero cerrar esta entrada con este monumento que tanto me hizo sentir por todo lo que representa cuando estaba frente a él.

Es construido en 1960 para conmemorar que se cumplían 500 años del fallecimiento de Henrique el Navegante.

IMG_20200128_121605992.jpg

Es super inmenso, pues tiene 52 metros de altura y su forma es de carabela transportando 33 personajes representativos del siglo XVI que miran al Tajo. Entre sus filas se encuentran diversos hombres del siglo de los descubrimientos, como los pertenecientes a la realeza, a la iglesia, artistas, escritores, cronistas, viajeros, cartógrafos, navegantes, matemáticos, capitanes o misioneros. Es decir, todos aquellos que contribuyeron a escribir la historia tal y como la conocemos hoy.

IMG_20200128_115719652.jpg

En la plaza que precede al monumento hay una rosa de los vientos inmensa junto a un mapamundi decorado con múltiples sirenas y embarcaciones. En él se encuentran reflejadas las diferentes rutas que tomaron los antiguos descubridores.

IMG_20200128_115553893.jpg

 

Como ya os había avisado, la entrada se está haciendo muy larga. Así que quiero escribir otra para dedicarla a la comidita que probamos en Lisboa y los sitios donde la degustamos, además de terminar de contar nuestro viaje aludiendo a Sintra, el Palacio da Pena y la Quinta da Regaleira. Luego, ya dejo en manos de Jordi y de Nieves quién se queda con qué entrada.

Espero que hayáis disfrutado tanto como nosotros de este pequeño recorrido por Lisboa y que os entre el gusanillo de ir. A nosotros todavía nos quedan muchas cosas por descubrir de ella.

¡Nos vemos en la siguiente publicación!

3 comentarios sobre “17 indispensables de Lisboa

  1. Los portugueses creo que tenían un pequeño complejo, quizás por ello construían todas las estatuas a tanta altura, pero aparte de esto, si algo me queda claro es que Portugal tenía un problema con el clero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s