Sobre cómo (casi) nos colamos en la París Fashion Week

Viene siendo habitual por estas fechas que se reúnan los grandes profesionales de la moda en la tan sonada París Fashion Week.

La capital francesa acoge durante unos días a grandes personalidades del diseño, de la pasarela o de la fotografía, entre otros, con el fin de mostrar al mundo sus trabajos para la próxima temporada.

El año pasado (2017) coincidimos de lleno en esta semana de la moda.

Inocentemente, nosotros íbamos a visitar el Museo Rodin, pero de la que tirábamos para allá… Ya nos empezaba a oler todo un poco raro.

Primero vimos a una señora rodeada de un montón de fotógrafos y comentamos lo que había que comentar:

photo_2018-10-02_23-37-54
Si alguien reconoce a la señora, nos lo puede contar =)

 

– ¿Pero esa qué hace?
– Pero vaya flipada que es.
– ¡Pero mira qué posturas hace!
– Parece tonta con el plan que lleva.

Y demás frases por el estilo.

 

 

 

Seguimos avanzando y el tumulto cada vez era mayor. Marabunta de gente, muchas cámaras, gente vestida muy raro, mucha policía y muchos coches negros brillantes.

A pesar de todas esas señales indicando que aquel NO era nuestro sitio, seguimos avanzando contra viento y marea, atravesando valles y montañas.

Mucho rajamos de un chino (porque de toda la vida cualquier asiático que topes es chino) que llevaba unas botas horribles saliendo por la ventanilla de uno de esos coches negros brillantes. No parábamos de auto-preguntarnos qué coño hacía con su vida.

Una vez llegamos al epicentro del meollo, no podía oler más a chamusquina. Tías altísimas vestidas de manera super [inserte la palabra que quiera], caminando por un mini pasillo de fotógrafos que no paraban de llamarlas para hacerles fotos.

Entre esos fotógrafos había algún que otro pobre infeliz que regalaba revistas de moda. Suponemos que eran sus revistas y que querían que cayeran en buenas manos para tener un empujón en esto de la moda.

He de decir que entre esos pobres infelices había unos con más ojo que otros. Y digo esto porque no todos nos daban revista. Debíamos destilar un tufillo a clase no chic.

photo_2018-10-07_23-10-40
Las famosas revistas. Fashion News y Stylist

Finalmente llegamos a una fila única delante del Museo Rodin en cuyo comienzo se encontraba un segurata preguntando los datos de hospedaje de las diferentes personalidades de la moda.

Pininos de nosotros, llegamos a ese comienzo de la fila, y preguntamos si el museo estaba abierto… Resumen: nos echaron de allí con aguas destempladas.

IMG_20171008_172658074
Jardines del Museo Rodin en otoño.

¡Ahora caemos!

  • Hemos pasado numerosos controles y cordones policiales sin inmutarnos.
  • Hemos salido en mogollón de fotos y vídeos de algún que otro fotógrafo o periodista de renombre.
  • Hemos caminado al lado de grandes de la pasarela sin saberlo.
  • Hemos pasado ante infelices que pensaban que los íbamos a aupar en su camino profesional.
  • Y hemos llegado a las puertas de las habitaciones de gente con mogollón de escolta sin hacer absolutamente nada. O más bien sin querer desistir en querer ver la obra de Rodin.

Fotos de una exposición de moda hechas en el Museo de las Artes Decorativas de París.

Hasta aquí nuestra particular Fashion Week.

¿Quién nos iba a decir que casi nos codeamos con Chanel, Dior, YSL, Louis Vuitton, Lanvin o Stella McCartney? Ja, ja, ja, ja.

Y vosotros, ¿alguna vez os colasteis en algún sitio? ¿Os acabaron echando? ¿Cómo fue?

Un comentario sobre “Sobre cómo (casi) nos colamos en la París Fashion Week

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s