Qué hicieron dos palomas para merecer su nombre en una calle de París

Érase una vez, allá por el siglo XIII, que vivía en París una pareja de palomas. Pasaban sus días, con idas y venidas, en la bien llamada Calle de la Paloma, o, si lo queremos decir a la francesa, Rue de la Colombe.

Yo aquí quiero contaros la historia que fue corriendo de voz en voz por las calles de París con el paso de los años. Pues no es cosa pequeña sobrevivir al paso de los siglos.

Para ponernos en contexto, en una de las casas de la Calle de la Paloma vivía un escultor que trabajada a pocos metros de su casa, pues su “despacho” era nada más y nada menos que la Catedral de Notre Dame. Pero volvamos a las palomas.

IMG_20180708_170450650
Portal del edificio de nuestra historia.

La susodicha pareja de enamorados pasaba su día a día muy atareadamente. Un mosquito por aquí, una mosca por allá, que tengo sed y me acerco al Sena a por un traguito de agua…

Hasta que un día, un desafortunado día, el edificio donde vivían de la Rue de la Colombe se derrumbó.

¡Ay! ¡Pobres palomas! ¡Qué desdicha la suya!

Pues habían quedado sus pequeños cuerpos separados por una montonera de escombros y piedras.

Ante tal derribo, fueron llamados unos aplicados albañiles, pues había que despejar la calle de tal destrozo.

Y cuál fue la sorpresa de estos trabajadores y perspicaces hombres, que durante su ardua labor en suelo parisino, alzaron la cabeza, y bien observaron las idas y venidas de una de las palomas a los escombros que estaban desalojando.

¡La paloma estaba alimentando a su compañera a través de un agujero del edificio desplomado!

Eso sí que es un amor perseverante, y los albañiles fueron sensibles a este amor. Dieron con el agujero y no dudaron en quitar rápidamente los escombros que tenían atrapada a una de las palomas.

Una vez liberada, la pareja se reencontró en el cielo y alegraron la vista de los presentes con múltiples cabriolas. Tal era la alegría de dos seres alados, enamorados y con ganas de vivir.

FIN

IMG_20180708_170419258
Placa que nos cuenta todo lo que ha ido sucediendo por esta calle tan emblemática.

  • Como apunte algo más histórico, el trazado de la Rue de la Colombe es romano.
  • Se sabe con precisión que el edificio fue construido a finales del siglo XIII porque fue encontrado entre sus paredes un esqueleto de un gato que data de ese siglo.
  • Durante la Edad Media y hasta el siglo XVII hubo una ferviente tradición. Los recién casados llegaban a esta calle con promesas y juramentos de amor. Finalmente, esta práctica se acaba prohibiendo, pues la iglesia de Notre Dame la considera de carácter pagano.
  • Este edificio fue el único de la Rue de la Colombe que sobrevivió a la reforma urbanística de París del barón Haussmann.
IMG_20180708_170428988
El edificio de nuestros protagonistas con su actual restaurante.

Si os ha gustado leo vuestra opinión en los comentarios.

6 comentarios sobre “Qué hicieron dos palomas para merecer su nombre en una calle de París

  1. Hola. Tu historia me ha parecido encantadora. Cuántas leyendas esconden las ciudades con historia y París sobre todo. Mira que tengo reciente un post que escribía hace poco sobre la Ópera Garnier y me lo has recordado al hablar de las reformas del Barón Haussmann, que debió ser todo un personaje.
    Preciosa la historia de amor de las palomas y, sobre todo, la tradición de ir a visitar la casa para prometerse amor eterno. Sin duda un buen precedente de los candados en los puentes. Muy romántico todo. Incluso que haya sido la única casa salvada de las reformas de Haussmann.
    Gracias por compartir una historia tan chula 😍

    Me gusta

    1. Ante todo muchas gracias por el comentario. Se nota que has leído hasta el final y me hace mucha ilusión.
      Tengo que pasarme a ver qué escribiste sobre la Ópera, que nunca hay que desaprovechar una ocasión para aprender.
      Yo al barón reformador no sé si me hubiera gustado conocerlo… Para poner patas arriba París no sé por qué me da que debía de tener mala uva jajajaja
      Muchas gracias por haberte pasado a leer. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Allí te espero, esperando no defraudar.
        Bueno. Este tipo de acciones como la del Barón a pesar de parecer muy drásticas siempre son necesarias. Modernizó y saneó la ciudad medieval, que falta le hacía. Algo así como Nerón cuando quedó Roma. Siempre hay que profundizar en las razones…
        Fíjate que me has dado una idea para un post. Gracias mil 😘

        Le gusta a 1 persona

    1. Qué comentario tan bonito que me has dejado en el blog. Muchísimas gracias.
      Te recomiendo conocer París, no es sólo lo que se ve en los vídeos de promoción y en las guías de viajes. Una ciudad con tanta historia esconde de todo!
      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s