Archivos Mensuales: septiembre 2017

Cosas que me sorprenden en Francia

Foto principal: Foire aux haricots 2017 en Arpajon. Plaza principal.

Cuando nos mudamos de un lugar a otro, y más si la mudanza incluye un cambio de país, es inevitable establecer comparaciones con el lugar de donde vienes. Y eso es lo que me está pasando a mí. No puedo evitar comparar lo que veo en Francia con España.

Nada más hacer el viaje de España a Francia, el cual hicimos en coche, me flipó el tema de un peaje detrás de otro. Pero eso es lo de menos. Ole los cojones de los franceses a la hora de ignorar por completo el tema de las homologaciones y de la seguridad al volante. Me explico:

Íbamos a 130km/h (allí el límite no es 120km/h) y nos adelantaban coches con carros enganchados que dejaban mucho que desear, o nos adelantaban con caravanas, uno incluso llevaba un barco!!!! Un barco enganchado y a más de 130km/h por la autopista. ¿¿¿Hola???

Yo en España, cada vez que salgo con las bicis cargadas en el coche, mi novio y yo echamos la vida para dejarlas bien colocadas y que se vea la matrícula entera. Aquí en Francia eso de que se vea la matrícula no se lleva. Tienes la opción de que directamente se la sude y simplemente la tapen con los bártulos o, atención que ahí va, muchos tienen el detalle de escribir su matrícula a rotulador en un trozo de cartón. ¡OLÉ! ¡OLÉ! Vive la France! Y con dos cojones ponen en alguna parte del carro su trocito de cartón homologado en la república independiente de su santa casa y ale, arreando que es gerundio.

Desde luego, mucho más seguras las carreteras españolas.

Llegamos al tema de descansar. De dormir. ¿Por qué no existen las almohadas en Francia? Encima te hacen la trampa y vas a comprar una almohada a la sección oreiller, que significa almohada en español, y son todo COJINES. Aclaro, cojines se escribe coussins. El cuello y la espalda te quedan hechos mierda. Fuimos al IKEA a buscar almohadas y rebuscando entre los cojines sólo encontramos una desubicada almohada extrañamente cilíndrica y extralarga, por no decir kilométrica.

Luego, inocente de ti, te dices “voy a pedir en Amazon.fr una almohada que Amazon tiene de todo”. ¡ERROR! ¡Pobre iluso! Son todo cojines a los cuales llaman oreillers. Así que después de analizar la situación ya he pedido en casa que me envíen por paquetería mi adorada y entrañable almohada para no tener que acabar en el fisio.

Cosas que no puedo entender de Francia (I): las almohadas… es una entrada de un blog donde explican mucho mejor que yo el tema de las almohadas y te meas de la risa con cómo lo cuenta. Os recomiendo su lectura.

Supermercados. Vamos a dejar de lado los precios prohibitivos del jamón york y del pollo en general porque ya sabíamos de antes que la vida en Francia es más cara que en España. Pero esa diferencia en el precio no debería de interferir en la relación producto y etiquetado. Porque las cositas están muy bien ordenaditas, como en cualquier supermercado, pero no hay ni una etiqueta que esté en el sitio del producto con el que se corresponde!!!!! Te vuelves mico para saber cuánto cuestan los pimientos o el paté y directamente desistes y das por perdida la batalla de la búsqueda del precio correspondiente. (Con los pimientos todo ok, pero un mini paté de 10 pavos cayó en mi cesta… Ya puede estar bueno el jodío… Que algo que pone 10 pavos se lee bien).

Tema salsas. Yo soy una adicta al keptchup y he de dar una muy buena noticia a los keptchuadictos: la marca Heinz está más barata que en España y la diferencia es de un eurazoooo! Yujuuuuu!!!

Y ahora ya entramos en lo raro. Quise comprar mayonesa. Cogí un bote cuqui que ponía sans moutarde (sin mostaza). Y yo en plan, obvio, la mayonesa no lleva mostaza. Y nada, sigo haciendo la compra como si nada pero se me enciende la bombilla… ¿Cómo que sin mostaza? Si están especificando que la mayonesa no lleva mostaza… ¿Eso significa que aquí la mayonesa normal sí la lleva? Pues efectivamente queridos lectores, en Francia la mayonesa va con mostaza. Flipante…

Tema limpieza. ¡No hay bayeta! Cómo un trapo se puede volver tan imprescindible en tu vida. En cuanto nos hicimos con una bayeta volvimos a ser personas. Así de básico es el español de a pie.

Oh la laaa! Comprar una baguette recién hecha en Francia e ir dándole pellizcos camino a casa a ese pan calentito que se deshace entre tus manos con sólo tocarlo… MENTIRA. Eso sólo pasa en las películas. En un mes que llevo aquí todavía no he dado con un pan medio comestible, sólo está bueno el pan de molde.

Creo que me va a pasar lo mismo que me pasó cuando estuve en Italia. Que se me metió en la cabeza que no podía marchar del país de la pasta y la pizza sin comer una buena pizza. En consecuencia me tiré una semana entera a pizzas malísimas y no logré dar con ninguna decente. Y en Francia con el pan me da que va a ser lo mismo que en Italia con la pizza, que voy a recorrer todas las panaderías habidas y por haber y no voy a dar con un buen pan. Seguirán en un pedestal las pizzas del Mercadona y la barra artesanal tan maravillosa que si te dejan te la pimplas tú solo en una comida.

Aceite, sabiamente llamado oro líquido. Pues aquí a cada uso lo tiran. Se me ponen los pelos de punta con sólo recordarlo. ¿Cómo puedes tirar el aceite? ¡Con lo caro que es! ¡Cómetelo! Y no sólo eso. Sino que estás jodiendo el planeta. Si tiras aceite por el fregadero, éste llega al mar y no deja pasar los rayos del sol para que las plantas y los animales marinos puedan desarrollarse adecuadamente.

Después del aceite viene la aceitera, cómo no… Ni me enrollo, directamente no existe tal artilugio en la Francia. Tiene su lógica, como tiran el aceite… ¬¬’ Entonces me vino la iluminación y me dije, la compro en Amazon.fr ERROR. 30€ de aceitera. ¡¿Pero ésto qué es!? Ya he desistido y he pedido una a mi casa. Es indispensable, como la bayeta.

Fueron las fiestas del pueblo. Todo se llenó de puestos de comerciantes artesanales, de feriantes con sus atracciones y de los mismos stands que los de la Feria de Muestras de Gijón, pero en gabacho. Sólo faltaba el de la chorrimanguera, porque el de los cuchillos que lo cortan todo, el de limpia-vitros y el de las motosierras ahí estaban dándolo todo traspasando fronteras. En definitiva, que las fiestas son los mismo en todas partes y todas tienen los mismos puestos y feriantes.

Lluvia. El tiempo es tipo Asturias: sol, lluvia, granizo, viento, nubes, sol, frío, lluvia, nubes todo a la vez. Y nadie lleva paraguas. Me flipa. Puede estar cayendo el diluvio que soy yo la única que va con su paragüitas.

Y por último, la administración francesa. ES ODIOSA, FRUSTRANTE, QUISQUILLOSA. He de decir que la de España es mejor y mejorable, porque si quieres o necesitas algo rellenas un formulario, presentas 4 papeles, pagas y te vas. Fin del proceso. Aquí no. Aquí hay que presentar chorropecientos papeles hasta pa respirar… Más luego pagar… No me extraña que esté todo colapsado. Porque luego puedes llegar a la variante de que hasta el propio empleado se pierda a la hora de relatarte la lista de papeles a cumplimentar y que vuelvas al día siguiente con “todo” y que te diga el mismo mongol que te falta no sé qué… Son estrellables…

Y con ésto termino mis primeras impresiones en la Galia.

¿A vosotros qué cosas os chocan cada vez que salís al extranjero?

 

 

Primeros errores como profesora

También puedo titular esta entrada “Mis 15 primeros días en la docencia“.

Por todos es sabido que los comienzos nunca son fáciles y, en mi caso, cambiar de país y trabajar en la enseñanza francesa está siendo un tanto agridulce. Además, nunca viene mal hacer un poco de autocrítica, pero siempre con un fin constructivo.

No tengo experiencia docente y soy muy joven (también me han dicho algunos compañeros que soy mujer…) y por ello, con sólo semana y algo de clase, los alumnos son bastante “inquietos”… Vamos a dejarlo en la palabra “inquietos” por no decir más…

Nada de lo que he enumerado en el anterior párrafo es ningún error. Es como soy yo y son cosas que no puedo cambiar de ninguna manera. Para hacer las cosas bien hay que empezar por hacerlas en algún momento y éste es mi momento. Quiero aprender todo lo posible de mi nuevo trabajo para suplir mi falta de experiencia. Para ello me tengo que poner al día y hacer lo que esté en mi mano por tener una buena relación con mis alumnos a través de la enseñanza del español. Si ellos se sienten bien en clase, yo también estaré cómoda y las clases serán mucho más fructíferas.

Ahora sí que empiezo con mis errores.

Debería de incluir más veces las nuevas tecnologías en mis clases. Los guajes que tengo vienen de la generación de las pantallas y de más maquinitas. Por tanto, creo que sería una buena manera de acercarme a ellos el uso de actividades en pantalla.

Tengo que bajar mi tono de voz. Hablo muy alto durante las clases y, aunque sí que es verdad que cambio mi entonación, mi tono de voz es muy alto y se aceleran. Si hablo más bajo estoy segura de que la clase irá mejor porque estarán obligados a poner atención en escuchar lo que digo.

Tengo que ser más ordenada en la pizarra. Mis alumnos son muy dependientes y con muy poca autonomía, por no decir ninguna… Para ellos es muy relevante el orden en la pizarra y los colores… Dichosos colores… Tengo 4 rotuladores de colorinos que dejo en mi mesa y cada vez que escribo en la pizarra cojo el primero que pillo… ¡MAL! Después de casi dos semanas de clases he acordado conmigo misma coger sólo dos de los cuatro rotuladores que tengo y usar los colores con cabeza, no al azar. Y he de reconocer que funciona la clase mejor. En lo que sí que tengo que hacer más hincapié es en el tema del orden en el encerado… Pero digamos que el desorden es un pequeño reflejo de nuestra vida…

Antes de pasar a otro fallo que he de mejorar no quiero quedarme sin nombrar a las maravillosas tizas blancas y encerados de pizarra verde. Adorables tizas de un solo color y encerados normales sin divisiones que parten la pizarra en tres… Y luego si borrabas con la mano no pasaba nada. Se quitaba y no quedaba un entafarrao como con las pizarras de metal… Que lo enguarras todo con la mano y encima tienes que usar el borrador por cojones después de ponerlo todo perdido… Para mí son todo un atraso las nuevas pizarras con rotuladores. Ya está. Lo he dicho.

Tengo que intentar conocer más a los alumnos. Tengo muchos con situaciones personales complicadas. Además, como en Francia hacen muy bien lo del tema de la integración, tengo muchos alumnos con discapacidades o serios problemas de aprendizaje y nadie me dice quiénes son esos chicos, qué tienen, ni cómo hacerles más llevaderas las clases.

Por ejemplo, tengo un alumno que, hablando mal y pronto, me tocaba mucho los cojones. Pues resulta que el chaval es disléxico. Y ahora ya todo encaja. Yo si estuviera en su situación también me la traería todo al pairo porque no podría leer, tampoco podría escribir y encima el profesor me habla en una lengua que no entiendo, el español. Así que muy guapa la teoría de la inclusión en Francia pero en la práctica mis cojones 33…

Una amiga me ha dicho que los disléxicos pueden leer la letra Arial tamaño 14 y que al final del día puedo grabarle la lección para que él pueda escucharla en casa. ¿A alguien se le ocurre algún recurso más? Porque estoy muy perdida…

De los otros alumnos que tengo con dificultades no os puedo ni pedir consejo porque ni sé lo que tienen o dejan de tener… Así que me tengo que enterar…

También tengo que ponerme al día sobre el funcionamiento interno de un collège francés. Aquí todos los alumnos tienen un librito, le cahier de correspondence, en el cual, hagan lo que hagan, hay que anotarlo en ese libro y después lo firman los padres… Y no sé qué más porque no me entero… Además, todos los días tengo que escribir en un programa del ordenador qué hemos hecho en clase, las ausencias, los deberes, si van a la enfermería… Y mil cosas que tampoco se me dan ni se me quedan en la cabeza por mucho que apunto… Pero tengo que enterarme de una vez por todas.

También tengo que organizarme mejor a la hora de preparar las clases y de anotar las cosas que hacemos. Así que en todas las semanas estoy probando una nueva forma efectiva de organizarme y con la que me sienta cómoda. Creo que para esta semana que entra ya he dado con la organización que me va perfecta, así que mañana ya podré ver si me funciona lo que he ideado. Si es así os lo cuento más adelante =)

Por último, tengo que aplicarme más con el francés para poder entender a la primera lo que me dicen y que la comunicación no sea tan torpe.

Evolucionar a mejor consiste en aprender de los errores y actuar para no cometerlos.

Así que, sin más dilación, si tenéis algún consejo o me queréis contar de qué errores habéis aprendido ¡os escucho!

Los sillones decimonónicos

La noche apacible se expande ante nuestros ojos.

En forma de triángulo invertido, desde su centro y ascendiendo, van de más a menos las luces titilantes de las diferentes vidas que pueblan este valle. Cuanto más arriba llevamos nuestra mirada, más dispersas son esas luces. Sus halos de luz difuminan su color anaranjado artificial en el espesor de la noche.

A nuestra espalda, la figal deja entrever a través de sus hojas una pestaña en el cielo que brilla en tono amarillo parduzco. La luna, además de pestaña, también guarda parecido con una uña cortada, con un soñador ojo cerrado.

Recogen nuestros cuerpos cansados dos sillones decimonónicos. Se encuentran fuera de contexto situados en medio de una caleya, al frente de un gran valle por el cual transitan de un lado para otro diversos coches más el tren con su sonido asilbatado tan propio. Encima de sus respaldos se abre la inmensidad del nocturno cielo.

Esos sillones ya han visto de todo, sin embargo les quedaba por oír el silencio de un valle lleno de ruidos de motor, del silbido del tren y de ladridos de los perros que van ascendiendo por la montaña que custodia este valle tan lleno de vida hasta en el silencio de la noche.

Parece que los grillos no se atreven a frotar sus patitas, pero al fondo sí que se oyen en medio de la noche.

Bien silenciosos se dan un banquete la pareja más duradera de este escrito. Dos murciélagos recorren la caleya de los sillones decimonónicos. Voltean el aire con cabriolas cada vez más descabelladas. Los seres de a pie no podemos apreciar en la noche si es para cazar mejor o sólo por diversión… O por darnos envidia de lo que es volar.

Cierran la noche y estas líneas las alas más espléndidas del lugar. Una gran lechuza despliega su cuerpo y alza el vuelo en busca de sentir la libertad o, quizás, sale al encuentro de esa pestaña que hay detrás de nosotros en el cielo.

A mi mamá.

Top 5 de canciones para practicar el diminutivo en español

En esta publicación vamos a hablar un poquito sobre el diminutivo en español. Para que tengáis una pequeña toma de contacto antes de empezar, a continuación os dejo una lista cortita de canciones para que practiquéis el diminutivo en español. También os pongo los nombres de los artistas que cantan estas canciones para que sepáis un poquito más sobre ellos.

Si se os ocurren más canciones donde aparezcan diminutivos del español, no dudéis en ponerlas en los comentarios. ¡Así agrandamos entre todos esta pequeña lista!

Algo pequeñito. Daniel Diges.

Me enamoré. Shakira.

La mordidita. Ricky Martin.

Pequeñita. El canto del loco.

Despacito. Luis Fonsi.

Diminutivos: son sufijos que modifican el significado de una palabra. Pueden cambiar ese significado de tres maneras distintas:

  • Aluden al tamaño pequeño: mesa-mesita.
  • Pueden ser apreciativos, mostrar cariño y afecto: hermano-hermanito.
  • Pueden ser despectivos, mostrar desprecio: casa-casucha.

 

Estructura de los diminutivos

  • Se elimina la vocal final y se reemplaza por -ito,-ita. Por ejemplo: perro-perrito       libro-librito        gata-gatita        abuela-abuelita
  • Consonante final + -ito,-ita. Ejemplo: papel-papelito       corral-corralito
  • Consonante final + -cito,-cita / -ecito,-ecita / -cecito,-cecita. Por ejemplo: tren-trenecito       despacio-despacito       pie-piececito       quieto-quietecito

 

Sufijos diminutivos despectivos

-ucho,-ucha / -illo,-illa / -ete,-eta / -uco,-uca

Por ejemplo: casa-casucha       viejo-viejete       mujer-mujercilla      gato-gatuco

 

Dependiendo de la zona de España en la que nos encontremos se usan otros diminutivos además del estándar -ito,-ita.

300px-Diminutivos_del_español_y_del_portugués

-iño,-iña Galicia. hijo-hijito-hijiño

-ino,-ina-ín Asturias. niña-niñita-niñina

-uco,-uca Cantabria. pueblo-pueblito-puebluco

-ico,-ica zona de Aragón y La Mancha. beso-besito-besico

-ete,-eta Cataluña y Valencia. amigo-amiguito-amiguete

-illo,-illa sur de España. guapo-guapito-guapillo

-ito,-ita Canarias e Hispanoamérica. perro-perrito

 

Una actividad que podemos realizar es encontrar en la lista de canciones del principio todas las palabras que estén en diminutivo. Una vez que las tengamos, hay que saber cuáles son las palabras sin los sufijos diminutivos. Por ejemplo:

pequeñito/a- pequeño/a                 mordidita-mordida

despacito-despacio                            barbita-barba

boquita-boca                                       ojitos-ojos

 

En niveles superiores se puede trabajar con dobles diminutivos del tipo ahora-ahorita-ahoritita o con sufijos en las diferentes categorías gramaticales y cómo afecta a su significación.