En París no hay pájaros

En París no hay pájaros

Te despiertas a las seis o siete de la mañana.

Todavía quedan muchos minutos para que suene el despertador.

Disfrutas de la sensación tan reconfortante de estar en posición horizontal y con todos los pensamientos para ti.

Todo está en silencio y de fondo el ruido de la urbe. Voces de viandantes entremezcladas con el sonido de motores y golpes de los trabajadores madrugadores.

Agudizas el oído.

No, no hay silencio.

Todos los pájaros con sus cánticos ponen la banda sonora a tu día sin despertador.

Ah. No. Espera.

Ésto es París.

En París no hay pájaros al despertar.

En París el asfalto y la vida en la ciudad ganan al juego de la vida al despertar. Si acaso, un lejano piar se desdibuja entre el calor y el ruido de los coches al pasar.

5 comentarios sobre “En París no hay pájaros

  1. En Buenos Aires, aún se ven los grupos de gorriones tratando de conseguir una migaja en las mesas de los bares. Justamente los gorriones fueron importados desde Europa a la Argentina.
    Ahora sin embargo cada vez son menos, aunque creo que la causa es que los edificios de cristales y modernos no tienen salientes, molduras, o huecos donde antes los gorriones anidaban. También la recolección en grandes receptáculos de basura ha dejado menos “comida” a disposición de los gorriones, palomas y ratas.
    Es la nueva ecología urbana “aséptica”, y ya tengo pesadillas donde me paseo por un gran parque donde los árboles y las plantas son de plástico, los pájaros son drones que nos vigilan, y los patos del lago de Palermo son robots con wi-fi y misiles antirobo. Todo cada vez más natural.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pecamos de naturales con tanto artificio… Aquí en España los gorriones también son menos. Dicen que es porque las palomas cada vez son más y les quitan la comida a los pequeños. No lo sé la verdad. Igual habría que tener una charla con un ornitólogo jejeje
      No sabía que habían sido importandos desde Europa. Lo que uno aprende!
      Saludos y muchas gracias por tu comentario

      Me gusta

  2. Acá, en Uruguay, y mas aún donde vivo, lugar natural, retirado de la urbe San Gregorio de Polanco todavía nos despertamos con el sonido de los pájaros y el cantar de los gallos. El sonido de la naturaleza continúa siendo, por suerte, más fuerte que el del artificio.
    Saludos desde este rinconcito del mundo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s